Amado Dios, por favor bendice y prospera mi vida.

Señor mío y Dios mío, hoy me presento delante de Ti, antes que todo, para darte gracias por tu amor, por tu bondad y por tu generosidad que no conoce límites.


Quiero decirte desde lo más profundo de mi corazón que valoro y disfruto de todas las bendiciones que Tú me das: el don de la salud, el aire que respiro, los alimentos que llevas hasta la mesa de mi hogar y la paz que solo se experimenta en el abrigo de tu sublime presencia. 

Señor, Tú me creaste de manera fiel a tu imagen y semejanza y me diste la capacidad de soñar y anhelar. Es por eso que en esta oración quiero entregarte mi vida y mis ilusiones, pues Tú me conoces mejor que nadie y también conoces los deseos nobles que alberga mi corazón. 

Amado Dios, por favor ayúdame a convertir mis voluntades y proyectos en realidad, te suplico que me avives, que me impulses y que me acerques a las metas que pretendo alcanzar. 

No permitas que me deje derrumbar por las dudas y la incertidumbre y te ruego que me concedas la fuerza, la disciplina y la sabiduría necesaria para construir como buen arquitecto. 

Quiero tener una vida buena y sé que con tu ayuda puedo alcanzarla, por eso me entrego confiadamente en Ti, y aunque haré todo con dedicación y agrado, yo siempre aceptaré tu dirección y tus designios, porque sé que tus planes son mucho mejores que los míos. 

Por favor concédeme la gracia de una vida productiva y prospera, para vivir a gusto, para apoyar a mis seres queridos y para poder ser un humilde instrumento de tu obra. 

Gracias amado Dios por atender mi oración y por la certeza de que Tú avanzarás a mi lado y me ayudarás a triunfar. Por favor acompáñame en cada día, en cada jornada y permite que mi camino sea lleno de triunfos, milagros, bienestar y bendición, Amén.


Esta hermosa oración tiene la intención de ayudarte a acercarte a Dios y entregarle tu vida, tus sueños y tus necesidades, para pedirle que sea Él apoyándote en el noble propósito de alcanzar la vida que siempre has soñado.


Ten fe, trabaja con dedicación y entrega a cada instante lo mejor de Ti, pues Dios te ama, Él tiene planes maravillosos para tu vida y te quiere colmar en alegría, bienestar, milagros y prosperidad, Amén.