De la mano de Dios voy a triunfar.

Amado Dios, hoy elevo esta oración con un alma ilusionada y esperanzada que sabe que en Ti encontrará respuestas a todas sus suplicas.



Tú conoces muy bien mis intenciones y los anhelos que hay en mi corazón. Tú sabes que hay una gran motivación en mí para salir adelante y alcanzar mis sueños y es por eso que en este instante me arrodillo ante Ti para pedirte con sincera humildad que por favor tomes mi mano y me ayudes a triunfar en todos los aspectos de mi vida.

Padre celestial, he decido que es momento de dejar atrás las quejas y las lamentaciones que me han impedido avanzar y que desde ahora quiero asumir una actitud positiva que me ayude a progresar.

Te suplico que me concedas sabiduría y templanza para entender que las grandes conquistas requieren de grandes esfuerzos, que atrás de cada dificultad siempre se esconde una oportunidad y que tus mayores bendiciones están reservadas para aquellas personas que cada día dan lo mejor de sí mismas y nunca se doblegan frente a la adversidad.

Tú me hiciste una persona buena, capacitada y llena de talentos, hoy asumo mi responsabilidad para multiplicar esos talentos en beneficio mío y de los demás.

Por favor ayúdame a reconocer la voz de tu espíritu, a obedecer tu sublime voluntad y haz de mí un humilde instrumento de tu obra.

Señor, hoy voy a firmar un compromiso contigo: Cada día entregaré mi mejor esfuerzo, en cada jornada avanzaré hacia mi meta y aunque no pueda dar grandes pasos, mi responsabilidad será nunca dejar de avanzar.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración, gracias por la seguridad y la confianza que solo se alcanzan en tu compañía y gracias porque sé que Tú me darás esa energía divina que mueve, motiva y me ayuda a ser una persona resulta, exitosa y perseverante, Amén.

¡De la mano de Dios voy a triunfar!


Hacer esta hermosa oración te ayudará a acercarte a Dios para pedirle que sea tu guía, tu salvador, que tome tu mano y que te ayude a avanzar hacia el triunfo que tanto has anhelado.


Es momento de entregar tu vida y tus ilusiones a Dios, de cambiar los temores por la fe y de valorar y multiplicar tus talentos. Entrega lo mejor de Ti y el Señor te guiará en tu camino, grandes milagros están por llegar a tu vida, Amén.