Oración para la noche.

Amado Dios, uno de los momentos más satisfactorios de cada día es cuando llega la noche y yo busco un espacio de paz y tranquilidad para hablar contigo y darte gracias por tu guía, por tus cuidados y por tu amor incondicional.



Gracias Señor por cada instante que viví en el transcurso de esta jornada, por los alimentos que Tú me concediste, por las personas con las que compartí, por las tareas que realicé y por todas las veces que Tú me protegiste de peligros y situaciones de las cuales yo ni siquiera me alcancé a enterar. 

Qué hermoso es poder vivir en la inmensa seguridad que solo se encuentra bajo tu custodia y tu compañía. 

Padre celestial, en esta noche quiero depositarme completamente en Ti y pedirte que por favor bendigas mi vida, mi hogar y a mi amada familia. Te suplico que hagas de nuestra casa tu lugar protegido en donde no pueda entrar el mal, el peligro, la enfermedad, ni nada que nos pueda dañar. 

Te pido también para que los médicos, los enfermeros, el personal de seguridad y todas aquellas personas que realizan labores nocturnas se puedan sentir vigilados y apoyados en Ti. 

Gracias Señor amado por escuchar mi oración y por tantas cosas maravillosas que Tú siempre haces por mí y por todos mis seres queridos. 

Pongo esta noche en tus manos: por favor permítenos la dicha de descansar bajo el cálido abrigo de tu manto, concédenos unos sueños placenteros y ayúdanos para que mañana podamos despertar recargados de fe, esperanza y alegría para seguir viviendo en la misión que Tú tienes especialmente para cada uno de nosotros. 

Amado Dios, en esta noche me acostaré en paz y dormiré feliz y confiado, porque Tú estás conmigo y tu presencia llena mi vida de paz, bendición y esperanza, Amén.
 

Hacer esta hermosa oración te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por su amor, por su generosidad, por sus obras y pedirle que te conceda una noche en paz, un descanso bueno y en hermoso despertar. Ten fe, pues Dios escucha tu oración y la sabe contestar. 


Amado Dios, te ruego que tu serenidad se apodere de esta noche, que mi casa sea protegida por tu poderosa mano y que derrames una hermosa lluvia de bendiciones sobre mi vida y la vida de mis seres queridos, Amén.