Oración para la noche.

Amado Dios, los rayos del sol ya han cesado, las estrellas de la noche destellan en alegre fulgor y en este instante yo me acerco hasta Ti para darte gracias por haber cuidado de mí y de mi familia a lo largo de este día que ya casi termina, por habernos soportado en todas nuestras actividades y porque cada momento que vivimos hoy fue debido a tu preciosa voluntad y tu infinito amor.



Gracias Señor por los logros que alcanzamos, por las tareas que iniciamos, por los caminos que recorrimos y gracias también por cada persona con la que compartimos.

Es posible que hoy hayamos tenido momentos de tristeza o angustia, pero Tú siempre estuviste con nosotros rodeándonos con tu manto y dándonos la fuerza y la sabiduría necesaria para seguir adelante.

Señor mío y Dios mío, qué maravilloso es poder vivir cada día con la certeza que solo da tu compañía e ir a descansar seguros de que en esta noche Tú serás protegiendo nuestro hogar, regalándonos paz para nuestros corazones y renovando nuestras fuerzas y todas nuestras ilusiones.

Y mañana cuando los primeros rayos del sol anuncien la llegada de un nuevo día, te suplico que mires mi vida, la vida de mis seres queridos, nuestras esperanzas, nuestras batallas y nuestras necesidades.

Por favor señálanos el mejor camino para poder salir adelante, mantennos siempre a salvo de todo peligro, del mal que asecha, de las injusticias y permítenos vivir una vida alegre en salud, propósito, éxito y bienestar.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración y gracias porque sé que en esta noche Tú serás habitando en mi hogar, concediéndonos un descanso placido y mañana al iniciar un nuevo día, Tú estarás con nosotros cumpliendo tu maravillosa palabra y colmando nuestra senda de paz, bendición y abundancia, Amén.


Haz esta hermosa oración para darle gracias a Dios por este día que termina y pídele al Señor que en esta noche sea cuidando de ti, de tu familia, protegiendo su hogar y concediéndoles un plácido y bendecido descanso.


Confía, Dios te ama y Él cuida de ti en el día y en la noche. Entrega tus cargas y tus preocupaciones al Señor, da lo mejor de ti a cada instante y prepárate para recibir las cosas maravillosas que Él ha preparado especialmente para ti, Amén.