Oración poderosa para solucionar problemas de dinero.

Señor mío y Dios mío, hoy estoy aquí delante de Ti para darte gracias por tantas cosas maravillosas que Tú haces en mi vida, por tu amor incondicional que puedo sentir a cada instante, por mi familia, por el hogar que nos brindas, por los alimentos que llevas hasta nuestra mesa y por todas las bendiciones que Tú nos concedes sin límite ni reserva.




Qué hermoso es ser tu hijo y poder avanzar con la paz y la certeza que solo se encuentra bajo tu resguardo.

Tú me has dado todo y más de lo que necesito para vivir y aunque mi gratitud es infinita, en mi vida hay algunas batallas y necesidades que anhelo superar; por eso abro mis manos en señal de quien espera y te suplico que seas ayudándome a salir adelante y mejorar mi situación financiera.

Por favor bendice toda intención noble que salga de mi ser, ayúdame en mi trabajo, en mis negocios, dame fortaleza y oportunidades, pues no quiero vivir en la angustia de la carestía.

Señor, sé que las cosas no caerán del cielo, por eso te pido que me concedas sabiduría para tomar buenas decisiones y poder alcanzar los recursos que necesito. Tú sabes que mi lucha diaria es ser testimonio de tu amor. Ya quiero dejar atrás las deudas y las necesidades, por favor cólmame de todo lo que Tú eres y ayúdame a prosperar en bendición y bienestar.

Te pido también por los padres de familia que no tienen un empleo, por los ancianos sin recursos, por los jóvenes que trabajan con empeño e ilusión y por todos aquellos que hoy precisan de Ti; por favor derrame una lluvia de bendición sobre el mundo y haz que en la tierra florezcan el sosiego y tu abundancia.

Amado Dios, en tus manos dejo mi vida, mis pasos y mis esperanzas. Enséñame a confiar y esperar con fe, líbrame de todo mal y colma mis días con gracia, propósito, conquistas y bendición, Amén.


Hacer esta oración con fe, esperanza y devoción te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tus batallas y tus necesidades y pedirle que sea Él derrumbando muros, eliminando ataduras y ayudándote a salir adelante en triunfo y prosperidad.


Algunos dicen que Dios tarda pero nunca falla. Nosotros hemos aprendido que Dios nunca falla y tampoco llega tarde; Él actúa en el momento exacto y por las razones indicadas. Confía, tu bendición está a punto de llegar.