Oración con el Salmo 144 para pedir protección y bonanza.

Amado Dios, en este instante me acerco ante tu divina presencia, en primer lugar para darte gracias por cada una de las cosas que has permitido que pasen en mi vida. Invariablemente de si han sido positivas o negativas, todas han sido una lección de crecimiento para mí, permitiéndome reconocer que Tú eres grande, majestuoso y que tus planes siempre son perfectos.




Gracias también porque sé que en Ti puedo encontrar toda la salud, fortaleza, sabiduría y fe que preciso para salir delante y convertir mis anhelos en realidad.

Hoy quiero orar a la luz del Salmo 144 para poner mis esperanzas en tus manos; te pido que seas colmando mi vida de bienestar y prosperidad, que en mi alacena haya abundancia de alimentos y que mis dones sean tantos que se hagan imposibles de contar.

Ya quiero dejar atrás los días de necesidad y preocupación, por eso te suplico que tu obra generosa sea borrando todo rastro de deuda, pobreza y escasez.

Hoy declaro que a partir de ahora toda misión del enemigo en contra mi economía, en el nombre de Jesús quedará frustrada.

Señor, permíteme encaminarme en tu santa senda, guíame por caminos de justicia y sé mi divino y generoso proveedor. Tú eres mi fiel amigo y aunque yo no posea grandes fortunas, tu bendición me hace rico y en ella encuentro todo lo que necesito para ser una persona plena y feliz.

Por favor toma siempre mi mano, libérame de aquellos que con sus acciones o pensamientos me quieren ver mal, apóyame en cada uno de mis planes y encamina mis pasos hacia destinos de triunfo, conquistas y abundancia.

Gracias padre amado porque sé que Tú jamás me dejarás desamparado; Tú eres el dueño del oro, la plata y solo en Ti podré encontrar la verdadera riqueza y felicidad, aquella que llena mi alma y que va más allá de lo material.

Hoy pongo mi confianza en tus manos, porque sé que Tú serás obrando en mi vida de forma grande y abundante y si Tú vas a mi lado, mi camino será pleno en paz, felicidad y bendición, Amén.


Hacer esta oración con devoción y esperanza te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tu vida, tus preocupaciones, tus necesidades y pedirle que sea Él colmando tus días de paz, ganancia, alegría, propósito y bendición.


No importa que estés viviendo momentos difíciles, hoy pon tu vida y tus necesidades en las manos del Señor, porque en Él siempre hay esperanzas y su bendición resplandecerá abundantemente en tu vida, Amén.