Oración por la salud con el Salmo 41.

Señor mío y Dios mío, hoy me acerco hasta Ti con 2 grandes intenciones en mi corazón. Primero y como es debido, hoy quiero darte gracias por todas las cosas maravillosas que Tú haces en mi vida, gracias por ser mi amigo, mi proveedor y mi constante compañía.




¡Qué hermoso es poder vivir cada nuevo día en medio de la paz y la certeza que solo se encuentra bajo el abrigo de tu manto protector!

También elevo esta oración honesta y esperanzada para pedirte por mi salud y por la salud de todos mis seres queridos, pues Tú mejor que nadie conoces nuestras batallas y nuestras necesidades; Por favor conviértete en el poderoso escudo que nos libre y nos proteja de todo mal.

Padre amado, hoy te pido que seas pasando tus manos sanadoras por nuestros cuerpos y dándonos la fortaleza y la vitalidad para poder superar toda enfermedad, malestar o debilidad.

Permítenos conservar un buen ánimo aun en los momentos de dolor y danos la aceptación y la sabiduría para comprender que aunque algunas cosas no estén saliendo bien, siempre hay un camino por recorrer, que tus planes son perfectos y que en tu voluntad siempre encontraremos paz y felicidad.

Te pido también por todas aquellas personas que hoy claman a Ti por sanación, especialmente por los niños, por las madres y por todos aquellos que aún tienen misiones por cumplir en este plano terrenal.

Bendito Dios, gracias por escuchar mi oración y por atender mis súplicas. Por favor concédenos la gracia de la fe y haznos guerreros en tu amor, respáldanos en la duda, sana nuestra alma, ten misericordia y permítenos ser un humilde pero dedicado instrumento de tu obra.

Señor, pongo en tus manos mi vida, la vida de mi familia y todos nuestros planes; por favor bendícenos, protégenos y ayúdanos a encontrar aquello que requerimos para ser felices, Amén.


Hacer esta oración con un corazón noble y esperanzado te permitirá acércate a Dios para pedirle humildemente por tu salud y por la salud de tus seres queridos. Confía, Dios te ama, su bondad no tiene límites y Él obrará de manera perfecta y conveniente.


Adora al Señor tu Dios, y el bendecirá abundantemente tu pan, tu agua, le dará salud a tu cuerpo y fortalecerá todo tu ser, Amén.