Oración con el Salmo 57 para ganar dinero urgente.

Amado Dios de infinita bondad, ante ti me presento hoy para elevar esta oración de gratitud y suplica esperanzada.




Gracias por todas las cosas maravillosas que Tú haces por mí y por mi familia, gracias por ser luz en nuestras vidas y dirección en nuestros pasos, gracias por concedernos el don de la salud, por el techo que nos resguarda de la fría noche, por la ropa que nos viste y también por el pan que nos alimenta.

Señor, actualmente me encuentro enfrentando tiempo de necesidad y aunque cada día yo intento dar lo mejor de mí y avanzar con determinación en el camino de la vida, mis esfuerzos solo darán resultado si cuento con tu aprobación y tu compañía.

Es por eso que hoy elevo mi clamor confiado para pedirte que me brindes tu apoyo, que desde el cielo me tiendas tu mano, me salves y me ayudes a salir adelante.

Padre amado, por favor orienta mi andar por caminos buenos, mantenme a salvo del enemigo, ayúdame a cuidar la semilla y dame sabiduría en mi trabajo, para así poder ser prosperado en tu amor y que mi bolsa vacía sea abundantemente llenada.

Te ruego que me ayudes a alcanzar los recursos necesarios para vivir una vida digna, tranquila y poder suplir las necesidades de mi vida, mi familia y mi querido hogar.

Señor, en esta oración también quiero pedirte por todos aquellos que están sumidos en la tristeza y la desesperanza, por aquella madre que no puede alimentar a sus hijos, por quienes angustiosamente buscan un buen empleo y por aquellos agobiados por las deudas; por favor derrama una lluvia de bendición y oportunidades sobre todos los hogares del mundo y permite que la luz de tu presencia disipe toda sombra de necesidad.

Amado Dios, gracias por atender mi oración y gracias porque sé que mis suplicas tendrán respuesta en Ti en abundancia en salud, sustento y amor, Amén.


Hacer esta bella oración te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tu vida, tus necesidades y pedirle que sea Él apoyándote a alcanzar la prosperidad y los recursos que tanto estás necesitando.


Clamo al Dios Altísimo, al Dios que me brinda su apoyo. Desde el cielo me tiende la mano y me salva; reprende a mis perseguidores, ¡Dios me envía su amor y su verdad! (Salmo 57:3)