Haz esta oración una sola vez y aleja tus enemigos para siempre.

Señor mío y Dios mío, hoy me arrodillo ante Ti con un corazón lleno de gratitud y confianza, reconociendo tu inmensa bondad y tu poder.



Sé que hay personas y fuerzas malvadas que intentan dañarme, que buscan herirme y afectar mi vida de diversas maneras. Pero, en este momento, elevo mi voz hacia Ti con la certeza de que contigo a mi lado, nada ni nadie podrá hacerme mal.

Señor, Tú eres mi refugio y fortaleza. Mi fe y esperanza descansan en tus manos poderosas, porque sé que Tú eres bueno, misericordioso y lleno de amor. Confío en que tu luz divina ilumina mi sendero, protegiéndome de aquellos que desean mi mal. En este instante, dejo en tus manos mis preocupaciones y temores, sabiendo que Tú eres mi escudo y protector.

Padre celestial, reconozco que en tu presencia las tinieblas se disipan, y el mal se desvanece. Por eso aquí y ahora proclamo con valentía que nadie maldice a quien Tú bendices, y por encima de la voluntad de los hombres, está tu soberana voluntad. Confiando en tu poder, me aferro a la promesa de que nada podrá separarme de tu amor incondicional.

En este acto de humildad y fe, declaro mi victoria en Cristo Jesús. Afirmo que tu luz divina ilumina mi camino, guiándome hacia la paz y la prosperidad. Aquellos que buscan mi mal, Señor, se enfrentarán a tu justicia divina, porque tú conviertes todo mal en bendiciones para tus hijos amados.

Amado Dios, Confío en que Tú me bendices, me proteges y me guías en cada paso de mi vida. Me llenas de salud, bienestar y prosperidad, porque soy tu hijo, y Tú deseas lo mejor para mí.

Te suplico que tu gracia divina me envuelva, y que tu amor sea mi escudo en medio de las adversidades. En el nombre poderoso de Jesús, exclamo mi victoria, confianza y certeza, Amén.


Hacer esta bella oración te permitirá acercarte a Dios para pedirle al Señor que te bendiga con su amor y te defienda con su mano firme y poderosa. Aquellas personas que te quieren ver caer tendrán que ver como el Señor te levanta, te engrandece y te prospera.


En el nombre de Jesús, exclamo mi confianza en la protección divina y agradezco por la certeza de ser bendecido y guiado por el amor de Dios, Amen.

Otras hermosas oraciones recomendadas para ti.