Carta de Dios para tus días de tristeza.

Amado hijo, esta carta está llegando hasta ti porque en ella hay unas palabras que tú precisas escuchar. Yo te conozco mejor que nadie, yo conozco tus alegrías, tus tristezas y tus preocupaciones; yo quiero que tu vida esté llena de paz y bienestar y por eso hoy te voy a entregar este mensaje de fuerza, esperanza y motivación.



Hace unos días he visto tus pensamientos, te he visto meditar e incluso te vi llorar. Desahógate si así lo consideras necesario, pero recuerda que después de toda tempestad llegan los días de calma y aquello que hoy parece una gran prueba, muy pronto habrá de convertirse en tu más grande bendición.

No quiero que sientas soledad o tristeza y voy a hacer todo lo posible para verte sonreír y colmar tu vida de propósito, júbilo y bienestar.

Es probable que hayan enemigos y personas malintencionadas que con sus acciones y palabras han causado mucho daño y han llenado tu mente y tu corazón de cosas negativas que tú sabes que no son ciertas. Por favor reconoce tu valor, pues tú eres mi más grande creación y tu misión en la vida es crecer, crear, ganar y ser feliz.

Por favor resiste frente a la adversidad, levántate cada día con el compromiso de dar lo mejor de ti y libra tus batallas con fe y determinación. Y si por algún motivo llegarás a tropezar, levántate nuevamente y sigue luchando, pues yo siempre estaré contigo y los milagros más grandes suceden en la vida de aquellos que no se rinden ante las dificultades y trabajan siempre con voluntad y compromiso.

Amado hijo, no importa que hoy estés viviendo momentos difíciles, hoy deja todo en mi manos y confía, porque yo seré derrumbando barreras, construyendo caminos y colmando tus vida de paz, triunfo, salud, bienestar y abundancia. Confía, los mejores días están a punto de llegar, Amén.


Dios ha visto tu vida y tus tristezas y Él tiene hoy unas palabras de fuerza, esperanza y motivación justas para ti. Acepta este hermoso mensaje del Señor y permite que tu vida se llene de ilusión, paz, prosperidad y bienestar.


Para la persona que este leyendo este mensaje: Dios prosperará tu vida enormemente. Da lo mejor de ti, confía y comparte esta bella carta para que su bendición llegue a más y más personas alrededor del mundo.