Oración para la noche.

Amado Dios, en esta noche estoy aquí, delante de Ti, para darte gracias desde el fondo de mi corazón por tu bondad y por cada hermosa bendición que me diste a lo largo de esta jornada que ya está llegando a su fin.



Gracias Señor porque en este día pude experimentar la armonía y la tranquilidad que solo da tu compañía y gracias porque Tú me mantuviste a salvo de todo mal, me diste bienestar y fuiste mi valle de reposo cuando me sentía decaer.

Qué hermoso es poder llegar al final del día con la alegría de haber dado lo mejor de mí y con la confianza de que en esta noche Tú serás cubriendo mi hogar con tu manto y bajo tu resguardo podré tener una noche de paz y calma.



Padre celestial, en esta noche pongo en tus manos mi vida y la vida de todas las personas que amo. Te pido que mires nuestros anhelos y nuestras necesidades, para que mientras descansemos, Tú actúes en nuestras vidas, te lleves las preocupaciones y colmes nuestros corazones con bondad, fe, optimismo y esperanza.

Por favor ilumina nuestras mentes y danos sabiduría, concédenos la fuerza que necesitamos para no decaer ante las dificultades y te suplico que nos tomes con tu mano y nos ayudes a avanzar por aquel sendero que nos llevará a alcanzar nuestros propósitos.

Otórganos también la paciencia y humildad para comprender que tus planes y tus designios son perfectos y que aquellos milagros por los que tanto hemos orado llegaran el en momento correcto y por las razones precisas.

Amado Dios, gracias por el día que me diste, por los alimentos recibidos, por mi hogar, por mi salud y por mis seres queridos. Con tu bendición este fue un hermoso día y sé que de tu mano, los mejores días están por llegar, Amén.


Hacer esta oración te permitirá acercarte a Dios, darle gracias por cada momento vivido en este día y pedirle que sea Él bendiciendo tu noche y dándote un nuevo día en alegría, bienestar y prosperidad.


Confía, Dios te ama, Él siempre escucha tus oraciones y te sabrá responder. Descansa con seguridad y despierta con la certeza de que cada nuevo día será mejor.