Oración para el miercoles 29 de noviembre.

Amado Dios, te saludo lleno de alegría en esta hermosa mañana y te doy gracias por la dicha de haber despertado a vivir un nuevo día, que sin duda estará lleno de triunfos, bendiciones y oportunidades para alcanzar mis más grandes anhelos, ser feliz y ayudar a los demás.




Señor, cada nuevo día trae consigo nuevos retos y nuevos desafíos. Te pido que por favor me colmes de voluntad y valentía para vivir esta nueva jornada con alegría y entusiasmo.

Dame humildad para los triunfos y dignidad en las derrotas. En tus manos dejo cada una de mis misiones de hoy, te pido que guíes mis acciones y me ayudes a alcanzar mis propósitos.

Tómame de la mano y por favor avanza junto a mí en este bello camino de la vida, pues si Tú estás conmigo no habrá mal que me derrumbe, envidia que me afecte, ni pruebas que no pueda superar; porque eres Tú quien llena mi existencia de dicha, bendiciones y prosperidad.

Te pido también, amado Padre, que me concedas paz, entendimiento y conciencia, para así poder tener control de mis palabras, mis pensamientos y mis acciones; y a través de ellas edificar, iluminar y sembrar solidaridad y amor entre mis hermanos; te suplico que me conviertas en un instrumento de tu obra.

Eres un Dios maravilloso y me has regalado un hogar maravilloso y una bella familia. Por medio de esta oración nos entregamos a tu sublime protección, todo nuestro ser, nuestra casa y lo que nos has dado estará bajo tu fiel cuidado.

Amado Dios: Nuestra confianza esta en ti y por eso también confiamos en cada uno de los planes que tienes para nuestras vidas. Y aunque a veces no entendemos algunas cosas que suceden, nuestra fe es inquebrantable, porque sabemos que contigo en nuestras vidas, todo siempre saldrá bien, Amén.


Hacer esta oración en la mañana con fe y alegría te permitirá acercarte a Dios y pedirle que sea Él quien te oriente en cada una de las actividades que hagas en este día. Confía, Dios escucha tu oración y manifiesta su hermosa obra en tu vida.


Ponte de pie y ve con fe y alegría por todas las cosas buenas que Dios ha preparado para ti, pues Él te ama y de sus manos solo recibirás bendición.