Oración para la noche.

Amado Dios, en esta noche me acerco hasta Ti para darte gracias por un día más de vida, por ser mi mejor amigo, mi proveedor y mi constante compañía.



Gracias porque aun en medio de la más fuerte de las tormentas Tú eres mi fiel capitán y nunca me dejas a la deriva, me cubres con tu manto, me das valor y sabiduría y siempre tomas mi mano para sacarme a flote y conducirme por el mejor de los caminos.

Padre celestial, en esta noche también quiero agradecerte por cada bendición con la que Tú colmas mi vida y la vida de mis seres queridos, gracias por el maravilloso regalo de la existencia, por la salud, por los alimentos que nos brindas, por el aire que respiramos y por acompañarnos cada día en el cumplimiento de nuestras labores.



Señor, te suplico que en esta noche nos des la gracia de permanecer en Ti, de amarte sin medida y de entregarte todo lo que somos, nuestros alegrías, nuestros anhelos, nuestros miedos, nuestras angustias y necesidades.

En esta oración también te entrego mi vida y la vida de mis seres queridos, en especial la de aquellos que están un poco lejos, que atraviesan por tristeza o alguna dificultad. Por favor abrázanos con tu amor, permítenos descasar plácidamente nuestro cuerpo y nuestras mentes y mañana cuando los primeros rayos de sol anuncien la llega de un nuevo día, te pido que seas Tú iluminando nuestra vida y guiando cada uno de nuestros pasos para poder salir adelante por sendas de amor, bienestar, paz y prosperidad.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración y gracias por permitirme descansar con la seguridad y la alegría que solo da tu compañía. Te pido que tu amor cobije nuestros sueños y que seas Tú mañana dándonos un hermoso despertar, Amén.


Dios te ama y Él está contigo a cada instante del día y también protegiendo tu sueño durante la noche. Esta oración te permitirá acercarte a Él y darle las gracias por todo su amor y la infinita bondad que tiene para contigo y los tuyos.


Descansa con alegría y esperanza, pues está noche está en las manos de Dios y Él te concederá un sueño placido y siempre te dará la alegría de un nuevo despertar.