Oración para la noche.

Amado Dios, hoy como en cada noche me acerco hasta Ti para darte gracias por todo tu amor y tu bondad, por haberme regalado un día más de vida y por ser mi refugio, mi fortaleza y mi auxilio en las tribulaciones.



Gracias amado Dios por mi vida, por mi familia, por toda la ayuda que Tú nos das y por las hermosas bendiciones con las que Tú colmas nuestros días. Gracias por la salud, por el trabajo, por el techo que resguarda nuestro sueño, por los alimentos que nos brindas cada día y por tu constante guía y compañía.

Padre celestial, te entrego todas mis dudas y mis preocupaciones. Por favor ayúdame a liberarme de las cargas de este día, de las injusticias, de todo lo que dolió y todo lo que me hizo daño; te suplico que toques mi corazón y me concedas una noche en paz y de plácido descanso.

Visita mi hogar en esta noche y mira mi vida y la vida de mi familia. Te pido que nos concedas sabiduría para alcanzar nuestros sueños, fortaleza para superar las dificultades y fe para seguir avanzado hacia las hermosas bendiciones que Tú tienes preparadas.



Por favor protege mi hogar en esta noche y líbranos de las calamidades, de la enfermedad, los peligros y de todo mal.

Amado Dios, te pido también por todas aquellas personas que atraviesan por problemas o dificultades, en especial por mis familiares y seres queridos. Por favor socorre a los desamparados, a los que han tenido que abandonar sus países, a los que tienen hambre o no cuentan con un techo donde refugiarse. Por favor derrama tu bendición sobre el mundo y haz que la esperanza florezca en todos los corazones.

Señor, en esta noche pongo en tus manos mi vida y la vida de mi familia. Por favor fortalécenos, danos tranquilidad, cubre nuestro hogar con tu manto y líbranos de todo mal, Amén.


Hacer esta oración con alegría, gratitud y esperanza, te permitirá acercarte a Dios para decirle que Tú vida es feliz gracias a Él y que con fe y devoción le entregas tu vida, la noche que viene y el día que está por llegar.


Descansa con fe y regocijo, pues Dios te ama y el protegerá tu noche y mañana te concederá un nuevo día colmado de esperanza, oportunidades y bendición.