Oración de esperanza en momentos difíciles.

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti, con devoción y esperanza, para elevar una oración por mi vida y por la vida de todos aquellos que hoy atraviesan por tristeza o alguna necesidad. Recurro ante Ti por tu inmensa bondad, porque Tú, padre majestuoso, todo lo dominas y tengo fe de tu infinito poder y de tu gran misericordia.




Tú me enseñaste a siempre tener fe y esperanza, estas son las únicas herramientas que tengo para no decaer en los momentos más difíciles.

Señor, sana mi alma, trae a mi la alegría que tanto anhelo, a mi corazón esperanzado concédele la gracia, ten compasión y dame tu fuerza en este momento crucial que atraviesa mi vida, pues a Ti siempre he confiado todo mi ser.

Comprendo que las pruebas que en ocasiones debemos afrontar son la base de nuestra gran bendición y están ahí para que nuestras raíces se hagan fuertes, sé que debo aceptarlas sin temer, porque nada malo va a pasar.

Es en Ti donde consigo el refugio ante las dificultades que me tocan vivir y sé que Tú me guiarás a encontrar la salida de cada laberinto y me enseñarás tu luz como señal del amor por el que fui creado.



Cada día te honraré haciendo el bien, ayudando a los demás cuando estén en problemas así como Tú siempre me has ayudado. Cada día te ofreceré una oración con más fe y así encontraré el camino para la solución de mis problemas.

Con el corazón en la mano te pido que me des las fuerzas para superar la angustia y la tristeza, a tu lado todo pasará.

Cada día me arrodillare ante Ti, pues tu poder es infinito y Tú todo lo puedes. No es que tenga dudas pero la preocupación por momentos me agobia. Hoy me dirijo a Ti, confiando que con tu divina misericordia me darás señales, luz a mis ojos, claridad en mi mente y solo así lograré superar esta angustia que me asedia, Amén.


Hacer esta oración con verdadera esperanza, te permitirá acercarte a Dios en momentos difíciles o de tristeza, para pedirle que te cubra con su manto de luz, fuerza y amor y te de las respuestas que tanto anhelas. Dios es maravilloso y Él será colmando tu vida de dicha y bendición.






Confía, deja tu vida en las manos de Dios, pues Él te ama y guiará tus pasos por senderos de calma, prosperidad y bendición.