Oración para la noche.

Señor mío y Dios mío, en esta noche quiero hacer una pausa del agitado día para darte gracias por tu amor y por tu bondad que no conocen medida. Gracias Señor porque Tú eres muy generoso conmigo y con mi familia, nos das todo lo necesario para nuestro sustento, nos guías y nos proteges en cada nueva jornada.




Qué hermoso es llegar al final del día y poder darte gracias por cada objetivo que logramos, por los instantes felices, por las bendiciones recibidas y también por aquellas bendiciones que están por llegar.

Es posible que en este día también hayamos vivido momentos difíciles y de preocupación, pero Tú Señor eres nuestra fuerza y nuestra esperanza; sabemos que Tú estás a nuestro lado y que aquello que hoy parece una dificultad, muy pronto habrá de convertirse en una gran bendición.

Amado Dios, quiero pedirte que en esta noche protejas mi hogar y pongo en tu divina presencia mi vida y la vida de todos mis seres queridos. Por favor resguarda nuestras casas, líbranos de los peligros de la noche, de las inclemencias de la naturaleza, danos un descanso tranquilo y mañana permítenos despertar con nuestra fuerza y nuestra voluntad renovadas.

Padre celestial, te suplico que en esta noche tu espíritu santo inunde al mundo, que todos encuentren respuesta a sus clamores, que la esperanza florezca, que toda enfermedad sea curada y que la humanidad tenga la sabiduría para aceptar que tus planes son perfectos y que todos tus caminos siempre serán de bendición.

Señor mío y Dios mío, en esta noche dejo todo en tus manos y me voy a dormir en paz, sabiendo que todo va a estar bien. Gracias por cuidar de mí, de mi familia, por estar siempre a nuestro lado y por colmar nuestras vidas de alegría, milagros, prosperidad y bendición, AMÉN.


Hacer esta bella oración te permitirá acercarte a DIOS y darle gracias por el día que pasó, por cada logro conseguido y pedirle que sea Él protegiendo tu descanso y mañana concediéndote un nuevo día lleno de propósito, misión, triunfo y abundancia.


Deja tus preocupaciones en las manos del Señor y ve a descansar con confianza, pues Dios ya escuchó tus clamores y en la noche Él será obrando para tu beneficio y bienestar, Amén.