Oración para el viernes 3 de mayo.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti para darte gracias por este nuevo día. Gracias Señor por cuidar de mí y por cuidar de mi familia, gracias por todas tus bendiciones y por guiarnos por senderos de salud, paz y prosperidad.




También te pido perdón si alguna vez te he defraudado; por favor perdona mis pecados y desobediencias. Señor, yo te amo y he decidido que cada día de mi vida quiero vivirlo de una manera que sea agradable para Ti; por favor permite cada una de mis acciones sean para tu honra y gloria.

Hoy te pido que mires mi vida, mi hogar y la vida de las personas que amo, por favor acércate a nosotros, líbranos de todo mal y permítenos salir adelante en tu amor y tu misericordia.

Padre, acompáñanos y guíanos en cada una de las actividades que hagamos el día de hoy, te suplico que nos permitas la dicha de vivir un día en paz, armonía y llévanos siempre por bellas sendas de bienestar y bendición.

Y si en algún momento el temor o la desesperanza se apoderara de nuestras vidas, por favor susurra a nuestros oídos palabras de aliento y renuevo, recuérdanos que Tú siempre estás de nuestro lado y que si Tú estás con nosotros nada ni nadie podrá derrumbarnos, pues Tú eres nuestro sostén y nuestro refugio seguro.

Amado Dios, hoy me regalas un nuevo día para ser mejor de lo que fui ayer, para crecer, trabajar con amor y poder alcanzar mis metas y más grandes anhelos. Quiero dar lo mejor de mí a cada instante y también ser tu instrumento, para que todos aquellos que hoy vea y trate, puedan contagiarse de esperanza, entusiasmo y serenidad.

Señor, te pido que todo lo que haga durante este día sea iluminado por tu preciosa luz, por favor cuida de mí, nunca te apartes de mi vida y permíteme llegar al final del día con la satisfacción del deber cumplido, Amén.


Hacer esta oración te permitirá acércate a Dios para darle gracias por el hermoso regalo de la vida, pedirle que oriente tus acciones y pensamientos en este nuevo día y que te guíe por sendas de felicidad, bienestar y prosperidad.


Confía, permanece en tu fe y vive este día con alegría, pues Dios te ama y Él quiere darte lo mejor para tu vida.