Oración de gratitud por el mes de noviembre.

Amado Dios, estamos viviendo las últimas horas de noviembre y en este instante yo me acerco hasta Ti, con un corazón desbordante de alegría para darte gracias por tu amor, por tu constante bendición y tu sublime compañía.



Hoy quiero agradecerte por cada momento vivido en este mes, por las oportunidades que surgieron, por las ganancias obtenidas, por las semillas sembradas, pero ante todo, te doy gracias por haberme permitido madurar y crecer en tu fe.

Gracias también por las tristezas y las dificultades, pues yo sé que en cada necesidad existe una gran oportunidad, yo reconozco que tus planes son perfectos y tengo la seguridad de que a cada tormenta le habrá de llegar su hora de calma.

Señor, te pido que tu piedad y tu protección sigan siendo siempre conmigo y con todos mis seres queridos. Por favor acompáñanos, ilumina nuestros hogares y glorifica cada una de nuestras acciones diarias.

En esta oración también quiero elevar una súplica por todas aquellas personas que terminan este mes de noviembre con alguna gran necesidad, preocupación o en enfermedad. Te ruego que tu misericordia sea con todo aquel que necesite de Ti, para que todo el mundo pueda atestiguar acerca de tu potestad y tu amor sin límite.

Padre amado, desde ahora quiero poner el próximo mes de diciembre en tus manos. Te pido que tu presencia brille en mi vida y en la vida de mi familia, que nos permitas vivir un mes pleno en alegría, bendición, prosperidad y que nuestros corazones estén listos para celebrar con ilusión la llegada de una nueva navidad.

Amado Dios, te doy gracias porque en este mes de noviembre pude sentir tu presencia abriendo caminos, dándome sabiduría, fuerza y fe para salir adelante. Te pido que en diciembre sigas a mi lado y seas mi guía, mi esperanza y mi refugio, Amén.


Hacer esta oración te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por este mes de noviembre que hoy termina y desde ahora poner el nuevo mes de diciembre en sus gloriosas manos.


Es probable que este mes que termina haya sido de retos y pruebas a superar; pero sigo en pie y confío que con la compañía de Dios el mes de diciembre será de paz, alegrías y bendición, Amén.