Oración de gratitud por el mes de octubre.

Amado Dios, un mes más está llegando a su fin y tal y como es debido, yo me presento ante ti para darte gracias por tu amor, por tu generosidad y por la paz y la fuerza que solo se hallan bajo tu sublime presencia.



Gracias por haber cuidado de mí, de mi familia y por habernos dado alimento, resguardo y vestido. Gracias también por haber avanzado siempre al frente nuestro para despejar los caminos de todo mal y peligro, gracias por los momentos felices y gracias porque aun en medio de las dificultades, fuiste Tú quien nos apoyó y nos avivó para poder salir adelante.

Corren las últimas horas de octubre y es momento de evaluar este mes de manera honesta y reflexiva. Padre amado, te ofrezco todos mis aciertos, las semillas que sembré, los abrazos que compartí y la caridad que prodigué.

Del mismo modo te pido que perdones todas mis fallas, que me des sabiduría y fuerza de voluntad para dejar atrás los errores y que me permitas continuar hacia el futuro siendo una persona más noble, más feliz y más fiel a tus enseñanzas y tu palabra.

Señor, desde ahora quiero poner el próximo mes de noviembre en tus manos. Por favor cuide de mí y de todos mis seres queridos, inspíranos, bendícenos e intercede para que todas nuestras metas y propósitos puedan ser realidad.

Te pido también por todas las personas que están terminando este mes de octubre con deudas, enfermedad, depresión o alguna gran dificultad. Te suplico que tu mano poderosa sea actuando para que en el mundo haya paz, propósito, solución y esperanza.

Amado Dios, octubre está llegando a su fin. En este mes tuve éxitos, alegrías y también lecciones aprendidas. Por todo te doy gracias y en tu nombre declaro que noviembre será un mes lleno de dicha, milagros y prosperidad, Amén.


Hacer esta bella oración te permitirá dar gracias a Dios por su amor, por su generosidad y por su compañía durante este mes de octubre que está terminando y pedirle que sea Él bendiciendo y cuidándote a ti a y los tuyos en el mes de noviembre que está por llegar.


Dios te ama y Él quiere verte bien, por eso en noviembre el Señor te bendecirá con días de obediencia, misión, felicidad y bonanza, Amén.