Oración de gratitud por el año que termina.

Amado Dios, en este día especial, donde la humanidad se abraza entre recuerdos, anhelos y proyectos, yo me acerco a Ti con completa devoción a decirte desde lo más profundo de mi corazón: GRACIAS.




Gracias Señor por el año 2017 y por todo lo que trajo consigo. Gracias por la vida, gracias por mi hogar y gracias por mi familia. Gracias por las metas cumplidas, por las buenas experiencias y también te doy gracias por los momentos difíciles y las pruebas que tuve que afrontar, pues con ellas crecí y aprendí a ser más fuerte.

Gracias amado Dios por todas las personas que llegaron a mi vida y también gracias por el tiempo que compartí con aquellas que se fueron. Gracias por los lugares que visité y gracias porque en mi mesa nunca faltó un plato de comida.

Hoy lleno de esperanza y felicidad quiero decirte que Tú eres el dueño y Señor de mi vida, que confío en tus palabras, en tus promesas y que pongo en tus manos mi vida y la vida de los míos en este nuevo año 2018.

Padre celestial, te suplico que nos tomes de la mano y ses Tú guiando cada uno de nuestros pasos. Por favor abrázanos con tu amor, cólmanos con tu sabiduría y ayúdanos a tomar buenas decisiones. Mira nuestras vidas y nuestras necesidades, sé nuestro amigo y compañero y ayúdanos a alcanzar aquellos milagros por los cuales te hemos clamado.

Permite que el 2018 sea un año de alegría, de bienestar, de encuentros, de fe, de metas cumplidas y metas por alcanzar.

Amado Dios, gracias porque fuiste mi luz, mi guía y mi fiel compañía en este año que hoy termina. Desde ahora te entrego mis planes para el año 2018, por favor dame el coraje, la entereza y la inteligencia para convertirlos en realidad, pues si Tú estás conmigo, todo será posible, Amén.


Hacer esta oración con fidelidad, alegría y esperanza te permitirá acercarte a Dios y darle gracias por todo aquello que viviste en el año que termina y pedirle que sea Él bendiciendo y protegiendo tus pasos en el nuevo año 2018.


Ora a Dios con confianza, entrégale tu anhelos e ilusiones para el nuevo año, pídele su compañía y Él hará, pues Él te ama y su bondad no conoce de limites ni de imposibles.