Oración para el lunes 1 de febrero de 2021.

Amado Dios, la noche ha cesado, el cielo se empieza a pintar de azul esperanza y el trinar de las aves nos anuncia que un nuevo día y un nuevo mes ha llegado. Ante Ti me presento en esta mañana para acercarme en oración y darte gracias.

Oración de bendición para el mes de febrero.

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti, con devoción, esperanza y alegría a darte gracias por tu inmensa bondad, por el sol que brilla, por el aire que respiro y porque Tú me permites la dicha de vivir un nuevo mes.

Oración para la noche.

Amado Dios, la última noche del mes de enero ha llegado y como es debido, hoy quiero darte gracias por todas las cosas maravillosas que Tú haces en mi vida, por ser mi guía y mi constante compañía.

Oración para el domingo 31 de enero de 2021.

Amado Dios, poco a poco las estrellas fueron disminuyendo su fulgor, los primeros rayos del sol llegan a la tierra para anunciar la llegada de un nuevo día y hoy, lleno de fe y con un corazón que desborda fidelidad, me acerco hasta Ti para darte gracias por todas las cosas maravillosas que Tú me brindas.

Oración para el lunes 25 de enero de 2021.

Amado Dios, en este lunes me presento ante Ti con un corazón que desborda en dicha y fidelidad y quiero tomar un minuto, no para pedirte nada, sino para agradecerte por todo lo que me has dado; el don de la vida, una hermosa familia, salud, bienestar y ganas de salir siempre adelante.

Oración para el domingo 17 de enero de 2021.

Amado Dios, en este domingo, día de recogimiento y descanso me acerco hasta Ti con emoción y alegría para darte gracias por las bendiciones que Tú me regalas a diario, gracias porque aun en medio de las pruebas y las tribulaciones, tu amor y tu bondad me permiten continuar y gracias porque cada día de mi vida puedo sentir tu maravillosa presencia soportándome, avivándome y dándome la fuerza y la fe necesarias para seguir adelante.

Salmo 1, el salmo para alcanzar tus objetivos.

Los Salmos son una hermosa manera de orar que tiene grandes resultados, porque cuando oramos con la palabra de Dios, nuestra oración tiene mucho más poder.