Amado Dios, quiero hacer las cosas bien, pero me cuesta.

Amado Dios, entre Tú y yo nunca hay ningún secreto, pues Tú conoces todas mis acciones, lo que hay en mi mente y también lo que hay en mi corazón. Por eso hoy me acerco hasta Ti, para entregarte mi destino y suplicar por tu ayuda y tu compañía.




Tú mejor que nadie sabes que hay cosas que quiero cambiar de mi vida, pues con mis comportamientos me he hecho daño y también le he hecho mucho daño a personas buenas que se interesan por mí.

Hoy elevo esta oración hasta Ti, seguro de que mis suplicas serán escuchadas, para pedirte la fuerza de voluntad y la fortaleza de carácter que necesito para poder hacer las cosas bien.

Por favor ayúdame a liberarme del terrible peso de las cadenas que me mantienen preso en una situación de tristeza y angustia, conviértete en el hermoso faro que con su luz se sobreponga sobre toda oscuridad y ayúdame a vivir en paz, felicidad y bienestar.

Por favor toca mi alma y conviérteme en una persona noble, ayúdame a tener control sobre mí mismo y sobre todas mis emociones, permíteme sembrar amor y bienestar a donde quiera que yo vaya y ante todo, permíteme vivir libre de la tristeza y el sentimiento de culpa por haberte fallado a Ti y haberle fallado a todas las personas que me aman.

Hoy quiero entregarte mi corazón, mi vida y mi destino, por favor rodéame con tu amor y ayúdame a vivir de acuerdo a lo que Tú esperas de mí. Por mi parte, me esforzaré cada día para hacer las cosas bien, para ser útil y para vivir de acuerdo a tus leyes y designios.

Amado Dios, no importa que esté viviendo momentos difíciles, hoy dejo todo en tus manos, porque confío en Ti, sé que tus obras y tus milagros siempre resplandecerán siempre en mi vida, Amén.


Hacer esta oración con devoción e ilusión te permitirá acércate a Dios para entregarle tu vida y pedirle que sea Él tocando tu corazón, liberándote de las cadenas de la tristeza, la desesperanza y ayudándote a vivir en felicidad, paz interior, bienestar y prosperidad.


Entrega cada día lo mejor de ti y aprende a confiar, Pues Dios te ama y Él será obrando generosamente en tu vida.