Oración para la noche.

Amado Dios, el afán del día ya ha cesado, la última noche del mes de mayo ha llegado y en este momento me acerco hasta Ti para darte gracias por haber sido mi guía, mi fuerza y mi compañía.



Señor, en esta noche te doy gracias por cada uno de los 31 días que viví en este mes; gracias por haber estado conmigo en las alegrías y los triunfos y gracias por haber sido mi consuelo y mi compañía en los momentos de dificultad y tristeza.

En esta noche iré a descansar, pero no sin antes entregarte mi vida, mi casa y la vida de mi familia. Por favor arrópanos con tu manto, reconforta nuestros corazones y líbranos de los peligros inesperados de la noche.

Y mañana, cuando los primeros rayos del sol anuncien la llegada del mes de junio, te pido que nos permitas despertar en bienestar, fe y optimismo.

Permite que junio venga colmado de conquistas, que podamos avanzar por el camino que nos llevará a alcanzar nuestras metas y ayúdanos para que aquellos problemas y situaciones que hoy por hoy estamos viviendo, puedan tener una bendita solución.

Padre celestial, en esta noche también elevo una oración por todos aquellos que terminan este mes en medio de la angustia o la desesperanza. Por favor bendice a las familias sin hogar, a los padres sin empleo, a los enfermos, a los niños huérfanos y a todo aquel que necesite de tu mano santa y generosa.

Amado Dios, mayo está llegando a su fin, con tus bendiciones he pasado el mes con éxitos, algunos errores, he superado batallas y he tenido lecciones aprendidas. Por todo te doy gracias y desde ahora pongo el mes de junio en tus manos; por favor protege mi vida, la vida de mi familia y danos un mes colmado de bienestar, prosperidad y alegría, Amén.


Hacer esta oración con gratitud, alegría y esperanza te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por el mes de mayo que está terminando y desde ahora poner en sus manos el nuevo mes de junio que está por llegar.


Vive con ilusión y confía, pues Dios escucha tu oración y Él sabrá llevarte por los caminos más convenientes para tu vida y tus propósitos, Amén.