Oración de los enamorados.

Amado Dios, hoy me acerco hasta ti, que eres la fuente del amor puro y verdadero para poner en tus manos la unión que tengo con mi pareja. Nosotros nos encontramos unidos gracias a tu divina voluntad y por eso hoy elevo esta oración para pedirte que nos ayudes a ser tolerantes, afectuosos, sinceros y a avanzar siempre unidos en fe y esperanza.




Señor, por favor permite que entre nosotros siempre exista un equilibrio y que nos tratemos con cariño y comprensión. Ayúdanos a crecer como pareja y que nuestros sueños y proyectos se puedan materializar y convertirse en una hermosa realidad.

Danos también la sabiduría para afrontar las pequeñas dificultades y guíanos para que los malentendidos nos lleven a la unión y no a la crisis.

Ayúdanos a ser fieles y respetuosos, y que los cimientos de nuestra relación cada vez sean más firmes y resistentes. Mantennos a salvo de la envidia, la maldad y toca nuestros corazones para que de este modo el rencor o los celos de otras personas jamás puedan separar nuestra unión.

Padre celestial, por favor bendice nuestras vidas y las vidas de todas aquellas personas que amamos. Permítenos gozar del don de la salud, de la vida plena y ayúdanos a temer pensamientos positivos que edifiquen y unan.

Y si en algún momento se llegará a presentar una dificultad, danos el valor y la inteligencia necesaria para resolverla juntos, pues estamos unidos por tu voluntad, y aquello que tu unes, nunca nadie separa.

Amado Dios, permite que el amor y la unión que hoy vivo con mi pareja sean eternos y que nada, ni nadie nos pueda separar. Por favor cúbrenos con tu manto de luz y de amor y guía nuestros pasos por caminos de dicha, regocijo y prosperidad, Amén.


Hacer esta oración te permitirá acércate a Dios para pedirle que sea el bendiciendo y protegiendo la unión que tienes con tu pareja y los colme de felicidad, buenos momentos, grandes logros y los guie por caminos de entendimiento y prosperidad. Confía, Dios te ama y Él será dándote lo mejor para tu vida.




Sé feliz, lo que Dios bendice nadie maldice y donde está Dios hay amor, unión y alegría.