Oración para el mes de noviembre.

Amado Dios, hoy quiero darte gracias porque sé que Tú me amas y manifiestas ese amor hacia mí de muchas maneras. Me has dado un hermoso hogar, una bella familia y aunque no soy millonario, nunca nada me falta, pues Tú eres mi amoroso proveedor.




Gracias también Padre celestial, por el maravilloso regalo de la vida y por permitirme la dicha de vivir este nuevo mes de noviembre, que desde ahora pongo en tus manos. Te pido que me des fuerza, valor, salud y confianza y por favor permite que mis anhelos se vayan logrando día a día.

Permite que este mes de noviembre sea un mes de gozo, alegría y metas cumplidas en tu nombre. Por favor mira mi vida y la vida de mi familia, mira nuestros corazones, nuestras ilusiones y también nuestras necesidades.



En este nuevo mes te pido que por favor nos rodees con tu amor, que permanezcas siempre cerca de nosotros y que seas Tú acompañándonos a cada instante. Ilumínanos con tu sabiduría para poder tomar buenas decisiones, llena nuestro corazón de amor para poder ser un instrumento de tu obra y colma nuestro espíritu de esperanza y fuerza para poder seguir adelante aun en medio de las adversidades.

Por favor celebra nuestros triunfos con nosotros y sé nuestro consuelo y refugio en los momentos de tristeza. Amado Dios, deseo vivir este mes en tu presencia porque Tú eres vida y amor, por eso siempre seguiré tus pasos, renuevo mi confianza y sé que contigo las pruebas pronto se convertían en maravillosas bendiciones.

Gracias amado Dios por tu amor que no conoce límite y gracias por ser la fuente de mi dicha, mi paz y mi alegría. Dejo mi vida en tus manos, pues confío plenamente en tus planes y sé que gracias a Ti, noviembre será un mes de dicha, salud, sanación, prosperidad y bendición, Amén.


Hacer esta oración te permitirá acércate a Dios, darle gracias por las maravillosas bendiciones y regalos con los que día a día colma tu vida y pedirle que sea Él protegiéndote y guiándote en este mes de noviembre. Confía y serás sorprendido por la gracia de Dios.


Vive este mes de noviembre con fe y esperanza, trabaja con amor y da a cada instante lo mejor de ti, pues con la ayuda de Dios, la semilla que siembres hoy será la hermosa cosecha del mañana.