Oración para el viernes 31 de enero de 2020.

Amado Dios, poco a poco las estrellas fueron disminuyendo su fulgor, los primeros rayos del sol llegan a la tierra para anunciar la llegada de un nuevo día y hoy, lleno de fe y con un corazón que desborda fidelidad, me acerco hasta Ti para darte gracias por todas las cosas maravillosas que Tú me brindas.