Quiero compartir contigo una promesa de prosperidad de Dios.

Hace algún tiempo recibí este bello mensaje y hoy quiero compartirlo contigo, porque en él encontrarás unas palabras de fe, fortaleza y esperanza que yo sé que son muy apropiadas para este momento de tu vida. Por favor confía, pues todo lo que pidas orando, creyendo lo recibirás.



Una promesa de prosperidad de Dios.

Amado hijo, amada hija, este mensaje está llegando hoy hasta ti porque es momento de abrir las puertas de tu casa y de tu corazón para los tiempos de cambio, bienestar y prosperidad que yo he preparado especialmente para ti.

Es posible que en tu camino existan algunos problemas y dificultades, pero hoy te digo que debes salir adelante, porque nunca la noche ha vencido el amanecer y aquello que hoy parece una angustiante prueba, muy pronto habrá de convertirse en una de las bendiciones más grandes de tu vida.

Mantente firme en tu fe, sé responsable de tus actos, atiende la voz de tu intuición que es una voz divina y da siempre lo mejor de ti, pues aquellos que trabajan con dedicación y confianza, muy pronto habrán de ver florecer sus campos y su bolsa vacía será abundantemente llenada.

Por mi parte, yo seré guiando cada uno de tus pasos, mantendré a flote tus esperanzas cuando se presenten las tempestades, te rodeare con mi amor, te avivaré, te defenderé del enemigo y te mantendré libre de todo mal.

Amado hijo, yo soy el Señor, tu Dios y hoy te entrego esta promesa: lo que haré por ti es mucho más grande que todo lo que tú alcanzas a imaginar y entender.

Mi deseo es que tú vinieras a este mundo para ser libre, abundante y feliz, por eso mi palabra para ti que estás leyendo este mensaje es que muy pronto todo vestigio de deuda, enfermedad, necesidad o preocupación será borrada, nuevos caminos se abrirán, tu pasado será restaurado y tu futuro será colmado de calma, bendición, bienestar y ganancia, Amén.


Una persona que te aprecia recibió esta promesa de prosperidad del Señor y decidió compartirla contigo. Mantente firme en tu fe, avanza con voluntad y da siempre lo mejor de ti, pues grandes tiempos de bendición, paz y abundancia están por llegar a tu vida.


Comparte tú también este bello mensaje y haz que esta promesa de prosperidad llegue a iluminar la vida de más personas.