Amado Dios, por favor defiéndeme de mis enemigos.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti para darte gracias por tantas cosas buenas que Tú haces en mi vida. Gracias por tu mano generosa que me provee, por tu luz que ilumina mi senda y por tu presencia que me da la fuerza que necesito para seguir avanzando.



En esta oración también quiero entregarte mi destino de manera confiada y elevar hasta Ti una solicitud muy especial: por favor líbrame siempre de todo mal y defiéndeme de mis enemigos.

En mi vida he intentado hacer todo de la mejor manera posible, pero soy humano y algunas veces he cometido errores. Hay personas que se han enojado por mi proceder y hoy en día buscan venganza o anhelan verme mal; Señor, por favor perdona todas mis ofensas y dame un corazón noble para perdonar a aquellos que me han ofendido.

Te pido que protejas mi vida, la vida de mi familia y nuestro hogar; por favor rodéanos con tu manto y haz de nuestra casa tu lugar privilegiado donde reinen la paz, el amor, la unión y la prosperidad.

Te suplico que me mantengas a salvo del abuso, de las injusticias, de los rencores y los agravios. No permitas que ninguna palabra de maldición afecte mi vida o mis actividades y concédeme la fuerza y la sabiduría que preciso para superar cualquier ataque y salir siempre adelante.

Por favor derrama sobre el mundo una lluvia de amor y bondad y permite que en los corazones de la humanidad florezcan el amor, la unión y la generosidad para ayudarnos los unos a los otros.

Amado Dios, hoy te entrego mi vida con confianza y te pido que me libres de los lobos vestidos de ovejas, del odio disfrazado de amor y de la envidia disfrazada de amistad. Por favor orienta mi anda, bendice todos mis pasos y llévame por destinos colmados de salud, paz, victoria, bienestar y abundancia, Amén.


Haz esta oración para pedirle a Dios que te rodee con su amor, que te mantenga a salvo de la envidia, del enemigo malvado, de las injusticias y que te conceda la fuerza para superar todo ataque y salir adelante en paz y bendición.


Confía, Dios es bueno y justo y Él será cuidando de ti, protegiéndote de todo mal y ayudándote a construir una vida en justicia, amor, bienestar.