Oración para encontrar un amor bueno y verdadero.

Amado Dios, hoy me encuentro ante Ti con una petición muy especial, pero antes de cualquier pedido quiero darte gracias por el sublime regalo de la vida, por tu guía, por tu compañía y por todas las cosas maravillosas que Tú haces en cada nuevo amanecer.



Gracias Señor por mi hogar, por mi familia, por la salud, por la ropa que nos viste y por los alimentos que Tú siempre llevas hasta nuestra mesa. Qué gran privilegio es avanzar cada día en la paz y la certeza que solo da tu compañía.

Mi vida es feliz, bendecida y aunque casi nada me falta y sé que no hay amor más grande que Él que Tú me das, hoy quiero pedirte que me concedas la alegría de encontrar una pareja buena y verdadera con quien compartir mis alegrías, soportarme en las tristezas y apoyarme en mis más grandes ilusiones.

Mi deseo es vivir la experiencia de amar y ser amado de manera profunda, honesta y desinteresada.

Ayúdame Señor a encontrar una persona bondadosa, noble, fiel a tus caminos y permítenos construir una relación buena y duradera en donde reinen el amor, la lealtad, el respeto y las ganas de salir juntos adelante por caminos de paz, prosperidad y bienestar.

Sé que así como yo, alguien más también me está buscando. Por favor entrecruza nuestros caminos, permite que exista la ocasión de acercarnos, ayúdanos a reconocernos cuando se llegue el momento y danos tu guía para disfrutar nuestras semejanzas y construir desde nuestras diferencias.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración. Yo confío firmemente en Ti, en tus promesas y esperaré con alegría por la respuesta a mi pedido; porque tus promesas son eternas, tus planes y tus tiempos son perfectos y tu bondad no conoce límites, Amén.


Haz esta bella oración para hablar con Dios, darle gracias por el sublime regalo de la vida y pídele al Señor que te conceda la alegría de encontrar una persona bondadosa y noble con quien construir un amor feliz, bueno y verdadero.


Confía, Dios te ama y Él conoce tu vida, tus necesidades y te dará solo aquello que es bueno para ti. Pon tu vida con confianza en las manos del Señor y tus días serán de felicidad, realización y bendición, Amén.