Oración para el viernes 19 de octubre.

Amado Dios, un nuevo viernes ha llegado y en este instante yo me acerco hasta Ti para darte gracias por permitirme la fortuna de ver y disfrutar de este amanecer y también por todas las cosas buenas que Tú haces en mi vida.



Gracias por tu amor, por tu provisión, por cuidar de mí, por cuidar de todos mis seres queridos y gracias por permanecer siempre a nuestro lado soportándonos en la debilidad y haciéndonos vencedores frente a cualquier dificultad.

Señor, en esta mañana deseo consagrarme a Ti con absoluta confianza. Por favor bendice mi vida, la vida de mi familia, nuestra salud, nuestros trabajos y cada acción que hoy debamos de realizar.

Te pido que este sea un día de paz y conquistas, por favor dirige nuestro caminar, no dejes que nuestras esperanzas claudiquen frente a las tempestades, enséñanos a confiar e ilumina nuestras mentes para tener ideas fuertes que construyan estabilidad, bienestar y prosperidad.

Te suplico que nos cubras con tu manto y que te lleves todo aquello que no sea bueno. Apártanos de todo mal y peligro, de las angustias, de los pleitos y de las tristezas; por favor ayúdanos a liberar de toda carga innecesaria y haz que la luz de tu espíritu resplandezca en nuestras mentes y nuestros corazones.

Te pido también por todas las personas que hoy amanecen viviendo en medio de alguna gran necesidad, de la angustia o de la injusticia. Permite que una lluvia de esperanza y bendiciones sea derramada sobre el mundo y que las peticiones apremiantes de la humanidad puedan ser satisfechas en tu nombre.

Amado Dios, en tus manos encomiendo este nuevo viernes, por favor despeja todas mis preocupaciones, ayúdame a vivir un día feliz, productivo y haz que en mi vida florezcan tu protección, visión, propósito y sabiduría, Amén.


Haz esta bella oración para acercase a Dios en la mañana de este viernes, entrégale con confianza tu vida, tus motivaciones, tus esperanzas y pídele al Señor que en este día sea Él bendiciendo tus caminos y llevándote por sendas de paz, bendición y bienestar.


Confía, Dios siempre tiene algo bueno para ti, una solución para cada problema, una luz para cada sombra y hermosas bendiciones para cada día de tu vida, Amén.