Oración para el jueves 25 de octubre.

Amado Dios, en el amanecer de este nuevo jueves me acerco hasta Ti para darte gracias por tantas cosas maravillosas que Tú haces en mi vida. Gracias Señor porque tu hermosa luz es la que guía mis pasos y en tu presencia encuentro gozo, bienestar y tranquilidad.



Gracias Padre porque tu mano portentosa me salva, me provee y me alivia, gracias por mi hogar, por mi familia, por los alimentos que hay en nuestra mesa, por todo lo que Tú nos has dado y por cada cosa que Tú nos darás.

En esta oración quiero depositarme en Ti de manera confiada. Por favor cuida siempre de mí y de mis seres queridos, acompáñanos en nuestros trabajos, en el estudio, en nuestros emprendimientos y en cada una de nuestras batallas diarias.

Te pido también que nos muestres siempre el camino bueno por el cual debemos avanzar, que seas Tú construyendo puentes, derribando muros y librándonos de toda persona o cualquier situación que nos pretenda hacer daño.

Ayúdanos cada día a ser mejores personas, por favor libéranos de los comportamientos que nos hacen mal, danos autocontrol, permítenos discernir con sabiduría y tomar las mejores elecciones para nuestro beneficio.

Permítenos ser conscientes de los dones que Tú nos has entregado y ayúdanos a utilizarlos para alcanzar nuestros sueños, no dejes que nuestras esperanzas naufraguen cuando se presenten las tempestades y ayúdanos a materializar nuestras grandes ilusiones.

En esta oración te pido también por aquellos que están enfermos, tristes, con necesidades económicas o problemas difíciles de superar. Por favor derrama tu bendición sobre el mundo y permite que en la tierra florezcan la esperanza y el bienestar.

Amado Dios, te pido que en este nuevo día todas tus maravillas se manifiesten en mi vida y la vida de mis seres queridos, por favor toma nuestra mano, cúbrenos con tu poderoso manto y ayúdanos a vivir en ilusión, paz y bendición, Amén.


Haz esta hermosa oración para poner este nuevo día en las manos de Dios y pedirle que sea Él bendiciendo tu vida, la vida de tu familia, orientando siempre su caminar y ayudándolos a avanzar por sendas colmadas de dicha, bendiciones y prosperidad.


Hoy Dios te dice que tengas confianza y sigas adelante con fe, pues cada semilla que has sembrado muy pronto habrá de germinar y ser tu gran cosecha.