Oración a Jesucristo pidiendo solución a problemas difíciles.

Amado Jesús, hoy me acerco hasta Ti con un poco de necesidad en mi vida y angustia en mi corazón, pero con la certeza de que Tú en tu infinita bondad serás escuchando mis suplicas e intercederás por mí, para ayudarme a alcanzar aquella gracia que tanto anhelo.



Hay momentos en los cuales encontramos dificultades en el camino y nuestra fe, nuestra fuerza y nuestras ganas de salir adelante son puestas a prueba.

Es por eso que hoy me acerco hasta tu vera, para poner en tus manos mi vida, mis acciones y mi destino. Por favor dame tu abrazo de esperanza, ayúdame a ponerme en pie y salir adelante por encima de los problemas que estoy atravesando.

Estoy cansado de luchar solo y sé que mi lucha solo dará frutos si tengo tu soporte y tu compañía. Te suplico que seas mi roca firme y mi refugio seguro, que me concedas la sabiduría necesaria para tomar buenas decisiones y que seas tomando mi mano y mostrándome el camino bueno por el cual debo avanzar.

Amado Jesús, hoy elevo esta oración para invocar tu dulce nombre, dador de vida, de salud, de alegría, de bien y de amor. Te ruego que me rodees con tu manto de luz y bondad y alejes de mi todo mal físico, emocional o espiritual.

Por favor mantenme a salvo de todas aquellas personas que con sus acciones o sus pensamientos me quieren hacer daño, devuélveme la palabra y ayúdame a alzar la voz frente a las injusticias, cura mis males, resucítame y sé mi fuerza salvadora, pues contigo me sentiré seguro aunque arrecie la más fuerte de las tempestades.

Gracias Señor por escuchar mi oración y por la maravillosa promesa de un futuro colmado de luz y bendición. Tú eres mi esperanza, mi guía y de tu mano saldré adelante hacia días de paz, regocijo y bienestar, Amén.


Haz esta poderosa oración a Jesucristo para poner tu vida en sus manos con una confianza que no se rinde. Pídele que te de su guía y su bendición y te ayude a solucionar aquellos problemas que hay en tu vida.


Da cada día lo mejor de ti con una constancia infatigable y confía en la bondad de Jesús, pues Él te ama y te ayudará a superar los problemas y las necesidades.