Oración para el martes 31 de julio.

Amado Dios, es sorprendente con la celeridad que pasan los días. Pareciese que hace muy poco iniciábamos un nuevo año y hoy el mes de julio está llegando a su fin.