Oración para la noche.

Amado Dios, la última noche del mes de junio ha llegado y en este instante yo me acerco hasta Ti, tal cómo es justo y necesario, para darte gracias por haber estado conmigo durante cada uno de los 30 días de este mes que hoy termina.



Gracias Señor por tu amor, por tu provisión y por haber cuidado de mí y de los míos. Gracias padre amado por todos los momentos buenos en los que fui feliz y gracias también porque sé que de tu mano podré superar los momentos difíciles que se presentaron.

Me voy a descansar con la confianza que solo se encuentra bajo tu divino resguardo, pero no sin antes pedirte que en esta noche seas Tú bendiciendo mi vida, mi familia y nuestro hogar. Por favor cubre nuestra morada con tu manto, líbranos del peligro, de la enfermedad, de los accidentes y ayúdanos a tener un descanso placido y reparador.


Y mañana, cuando las primeras luces del alba anuncien la llegada de un nuevo día y un nuevo mes, te pido que seas Tú bendiciéndonos, guiándonos y acompañándonos en el propósito de vivir el mes de julio en regocijo, conquistas, éxito, bienestar y bendición.


Quiero aprovechar esta oración para pedirte también por todas aquellas personas que terminan el mes de junio con tristeza en su alma, con necesidades latentes o problemas por resolver, especialmente por (nombre de las personas en intención). Te pido que tu bondad sea extensiva con el mundo y que tu esperanza y tu fuerza sean rodeando a todo aquel que precise de tu obra milagrosa.


Amado Dios, junio está llegando a su fin. En esta noche te doy gracias por tu amor, por tus cuidados y por todo lo que en tu bondad me concedes. Desde ahora, afirmo con fe y esperanza que Julio será un mes hermoso, colmado de dicha y prosperidad, Amén.



Hacer esta oración con devoción, gratitud y esperanza te permitirá acercarte a Dios y darle gracias por haber estado contigo en el mes de junio, por todo lo que te dio, por lo que te dará y por la hermosa promesa de que cada nuevo día será mejor y más bendecido.



Ora con esperanza y recibe con certeza, pues Dios te ama, Él escucha tu oración y te responde con hermosos milagros y bendiciones. Confía, Dios obrará en tu vida.