Oración para el miércoles 30 de mayo.

Amado Dios, una noche más ha pasado, la mañana ha llegado y en este momento quiero acercarme hasta Ti en oración para darte gracias porque Tú me has permitido la alegría de vivir un nuevo día.



Gracias Señor por haber cuidado de mí y de mi hogar en la noche que ya pasó, gracias por ser mi constante guía y mi amorosa compañía.

Gracias también por haber multiplicado mis fuerzas, por haber renovado mi energía y por haber abierto de par en par las puertas de la prosperidad. En este nuevo día mi mayor anhelo es ser fiel a tu santa voluntad y a tus divinas enseñanzas; por favor no permitas que me aleje ni un instante de tu lado.

Padre amado, Tú conoces mi corazón, mis obligaciones y sabes mejor que nadie que tengo muchas metas y compromisos por cumplir; te suplico que me ayudes a ver la vida con ojos llenos de amor, dame la sabiduría para entender a los demás y colma mi espíritu de bondad y esperanza.

Te suplico que me des las fuerzas suficientes para poder enfrentar mis problemas y mis necesidades. Por favor acompáñame en todas mis actividades en este día, bendice mi trabajo, ayúdame a vencer todas las dificultades y avanzar con paso firme en mi camino hacia la felicidad y la realización.

Por favor líbrame de todo mal, del peligro y del enemigo malintencionado, cubre mi vida y la vida de mi familia con tu manto y permítenos sentir tu divina presencia en cada momento y en todo lugar.

Amado Dios, en esta mañana te doy gracias por un nuevo día, por un nuevo comienzo, por las nuevas oportunidades y por las bendiciones con que Tú colmarás mi vida. Te amo y confío en Ti, por eso te entrego toda mi vida, pues contigo a mi lado nunca me hará falta nada, Amén.


Hacer esta oración con fe y devoción te permitirá acercarte a Dios en esta mañana y pedirle que sea Él guiándote, bendiciéndote y acompañándote en cada una de tus actividades.


Entrega tu vida con confianza a Dios y déjalo obrar, pues sus planes son perfectos, su amor es infinito y Él será llevándote por caminos felices y convenientes para tu vida, Amén.