Oración para el lunes 13 de agosto.

Amado Dios, la tenue luz de la mañana asoma ante mis retinas y yo, lleno de ilusión y esperanza me despierto en este nuevo lunes para alabarte y agradecerte por tu amor, por tu bondad y por todas las cosas maravillosas que Tú haces en mi vida sin límites ni reparos.




Gracias Señor porque me permites la alegría de vivir una nueva semana bajo tus cuidados y tu inmensa compañía. Tú sabes que hay algunas situaciones que necesito resolver en esta semana, pero no quiero que mis miedos me detengan y me hagan sentir sin esperanza.

Te ruego que mires mi vida, la vida de mi familia y te suplico que nos concedas la sabiduría y la fuerza necesaria para avanzar con humildad pero también con determinación por aquella senda que Tú has labrado especialmente para nosotros.

Por favor guía nuestros pasos por el buen camino y ayúdanos a vivir una semana de triunfo, de regocijo y bienestar. Te pido que mires nuestras necesidades, por favor danos entendimiento, paciencia, salud, ayúdanos a superar nuestras dificultades económicas y danos la dicha de alcanzar una vida en calma, paz y prosperidad.

En esta oración también te quiero pedir por todas aquellas personas que viven en medio de las dificultades, por las que luchan cada día para salir adelante, por las que padecen injusticias, tristeza o enfermedad. Señor, te suplico que tu mano sanadora repare los corazones y las esperanzas del mundo y que todos podamos ser testigos de tu piedad y tu obra.

Amado Dios, muchas gracias por esta nueva semana que comienza. Por favor líbranos del enemigo malvado, de la envidia injustificada, de todo mal, de todo peligro y permite que estos sean días de muchas conquistas, trabajo, bendiciones y prosperidades para mí, para mi familia y para mis amigos, Amén.


Hacer esta oración con ilusión, gratitud y alegría te permitirá acercarte a Dios en esta mañana de lunes y pedirle que sea Él guiando tu vida y la vida de tus seres queridos por caminos buenos, de triunfos, de prosperidad y bendición.


Confía en Dios y da lo mejor de ti, pues Dios te ama y Él será ayudándote a solucionar aquello que tanto te preocupa y a alcanzar aquello que tanto anhelas, pues su amor es enorme y su bondad sin igual.