Amado Dios, ayúdame a encontrar mi propio camino.

Amado Dios, en este día me acerco hasta Ti para darte gracias por todo aquello que Tú me concedes en tu inmensa bondad, gracias Señor por el don de la vida y por darme tu amor y tus cuidados en cada jornada.




Padre celestial, hay momentos en que la sombra de la duda se posa sobre mí y mis días se llenan de temores y ansiedad; es por eso que hoy me acerco hasta Ti para pedirte que tomes mi mano y me ayudes a encontrar mi propio camino y mi propio destino.

Tú me hiciste con unas cualidades y unas capacidades únicas, por favor dame la capacidad de entender quién soy, definir como quiero vivir mi vida y permíteme avanzar con determinación por el camino que Tú has trazado para mí, que me llevará a cumplir mis metas y a alcanzar mis más grandes anhelos.

Sopórtame en cada nuevo día, por favor dame inteligencia para tomar buenas decisiones, fortaleza para no dejarme afectar por las dificultades, fe para confiar y si por algún motivo tuviese que atravesar por días de conmoción y tormenta, por favor llena mi vida de paz, sé mi roca firme y mi refugio seguro.

Ayúdame a ser leal conmigo mismo y con mis convicciones, pues no quiero ser como la barca que va a la deriva en el mar agitado de las críticas y los deseos ajenos.

Señor, yo te amo y sé que Tú me das el libre albedrío para ser quien soy y proyectar aquellos sueños que quiero alcanzar; gracias por estar siempre a mi lado y hacer que mis días sean bendecidos y felices.

Amado Dios, bajo tu dulce amparo pongo mi vida, a mi familia y mis amigos, pues sé que a tu lado nunca nos faltará nada. Por favor prospéranos, guíanos y protégenos de todo mal, Amén.


Hacer esta oración con devoción y esperanza te permitirá acercarte a Dios para pedirle que tome tu mano y guíe tus pasos por aquel camino que Él construyo especialmente para ti.


Confía, Dios te ama y sus planes son perfectos, acepta sus obras y sus tiempos, pues Él te ama y cada nuevo día será más feliz y bendecido.