Oración para la noche.

Señor mío y Dios mío, poco a poco las estrellas en el cielo nos van permitiendo ver su hermoso resplandor y nos anuncian que este domingo está llegando a su fin.



En esta noche yo me acerco hasta Ti para darte gracias por hacerme sentir amado, por haber cuidado de mí y de mi familia a lo largo de esta semana, por cada una de las experiencias que vivimos, por habernos dado tu guía, tu bendición y tu provisión.

Gracias Señor por todas las manifestaciones de ternura que tuviste con nosotros, por habernos dado el don de la salud, el pan de cada día, por haber estado con nosotros en el cumplimiento de nuestras actividades, por todos los instantes felices, pero ante todo, gracias por ayudarnos a levantar cuando nos caímos y por darnos tu fuerza para superar las angustias y las dificultades.



Hoy de manera especial quiero pedirte que nos concedas una noche en paz y alegría, que visites nuestro hogar, que seas Tú librándonos de todo mal y de todo peligro de la noche y si es tu voluntad, que nos regales un plácido despertar para disfrutar en tu compañía de la alegría de una nueva semana.

Te suplico que mires nuestras vidas, nuestras esperanzas, nuestros temores y también nuestras necesidades, para que seas Tú quitando de nuestro corazón todo sentimiento de miedo o inseguridad y nos permitas remplazarlo por una ilusión que nos permita salir adelante y avanzar con determinación por el camino que nos llevará a alcanzar nuestras metas y anhelos.

Amado Dios, gracias por ser parte de mi vida y escuchar mi oración. Puede ser que esta semana que termina haya sido de retos y pruebas a superar, pero aquí sigo en pie y confío que con tu compañía, la próxima semana será de éxitos, alegrías, conquistas y bendición, Amén.


Hacer esta oración con devoción, gratitud e ilusión, te permitirá acercarte a Dios en esta noche de domingo y darle gracias por todo lo que te dio en esta semana que termina y por lo que Él será concediéndote en la nueva semana que está por llegar.


Descansa confiado, entrega tus anhelos y tus preocupaciones a Dios y Él será guiándote por el camino más conveniente para tus propósitos, pues Dios te ama y Él te concederá una vida en felicidad y bienestar, Amén.