6 cosas que Dios nunca te preguntará.

El amor de Dios es auténtico y no depende de lo que tú tienes, sino del brillo que hay en tu corazón, del amor que hay en cada uno de tus actos y la fe y la bondad con la que vives cada nuevo día.




6 Cosas que Dios nunca te preguntará.

Dios nunca te preguntará cuán grande era tu casa; Él te preguntará a cuanta gente invitaste a ella.

Dios nunca te preguntará tu nivel académico; Para Él lo único importante es que hagas cada día tu trabajo con amor y dando siempre lo mejor de Ti.

Dios nunca te preguntará cuánto dinero tienes; Él solo te preguntará si el dinero que tienes lo ganaste honradamente y lo usas para el bienestar tuyo y de las personas que están a tu alrededor.

Dios nunca te preguntará por tu raza, tu estatura o tu peso; pues para Él lo único verdaderamente importante es la pureza de tu corazón.

Dios nunca te preguntará por la marca de la ropa que usas; pues a Él le interesa que vistas tu cuerpo y tu alma con ilusión, bondad y alegría.

Puedes estar seguro de que Dios es bueno y su misericordia no conoce de límites terrenales, por eso Él nunca te preguntará ¿Por qué tardaste tanto en buscarme, en acercarte a mí y entregarme tu corazón? Dios simplemente te recibirá con sus brazos abiertos de par en par, bendecirá tu vida y tu alma y será guiándote en cada uno de tus pasos.

Lo que Dios te ofrece es más grande que cualquier cosa que te pueda llegar a ofrecer el mundo. Confíale tu vida, tus esperanzas y tus necesidades y aprende a esperar en Él, pues los planes y los tiempos de Dios siempre son perfectos y de su mano hermosas bendiciones habrán de llegar a tu vida, Amén.


Recuerda que para Dios lo realmente importante son tus acciones, tus sentimientos, tu bondad y todo aquello que hay en tu corazón. Entrega cada día lo mejor de ti, esfuérzate y sigue adelante, pues Dios está contigo y Él será guiando tus pasos.



Confía, ora, ama y vive cada día con alegría, pues Dios iluminará tu camino y aquello que hoy anhelas con esperanza, muy pronto será realidad en tu vida.