Oración para la noche.

Amado Dios, la última noche del mes de enero ha llegado y como es debido, hoy quiero darte gracias por todas las cosas maravillosas que Tú haces en mi vida, por ser mi guía y mi constante compañía.



Gracias porque en este mes pude experimentar la paz y la confianza que da tu presencia, gracias por haber protegido mi vida, la vida de mi familia, por habernos dado un hogar para descansar, por haber llevado alimentos a nuestra mesa y porque Tú eres fiel y permaneces con nosotros aun cuando todos se hallan ido.

Gracias Señor por cada cosa que logré en este mes, por las semillas que pude plantar, por los momentos en que fui feliz y gracias también por las dificultades que forjaron mi carácter y me obligaron a ser más sabio, más paciente y a crecer en mi fe.



Padre celestial, en esta noche te suplico que visites y protejas mi hogar, que tu paz sea conmigo y con mi hermosa familia y que Tú nos concedas un descanso placido y reparador.

Por favor mira nuestros corazones y llévate las angustias, las tristezas y las preocupaciones. Regálanos tu fuerza para poder seguir luchando nuestras batallas y así, solucionar aquellas situaciones que hoy nos preocupan.

En esta oración también te pido por todas aquellas personas que en este mes de enero tuvieron tristeza o alguna necesidad, especialmente por mis familiares y seres queridos. Te pido que por favor derrames tu luz y tu bendición y que en sus vidas florezcan la ilusión, la calma y tu bendición.

Amado Dios, enero está llegando a su fin. En este mes tuve éxitos, alegrías y lecciones aprendidas. Por cada cosa te doy gracias y en tu nombre, declaro con amor que febrero será un mes colmado de conquistas, bendiciones y felicidad, Amén.


Hacer esta oración con gratitud, esperanza y devoción, te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por cada instante vivido en el mes de enero y pedirle que Él sea tu guía y te de su amor, su bendición y su protección en el próximo mes de febrero.


Acércate a Dios con confianza y pon en sus manos todos tus planes, anhelos y obligaciones para el mes de febrero, pues Él te ama y sin duda, te concederá las peticiones de tu corazón.