Oración para el martes 14 de agosto.

Señor mío y Dios mío, en esta mañana me despierto con ilusión y alegría para darte gracias porque Tú eres bueno y bondadoso. Gracias por la noche que ya pasó y por este nuevo día que empieza, gracias Señor por todo lo que Tú me das y por todas las maravillosas bendiciones que Tú has puesto en mi camino.




Entiendo que no todo lo que sucede en mi vida es bueno o me conviene, pero todo hace parte de un plan mayor, por eso hoy te pido que me purifiques y me ayudes a confiar y crecer en tu amor.

Amado Dios, en esta oración quiero poner en tus manos mi vida, la vida de mi familia y cada uno de los esfuerzos que hagamos en esta jornada. Por favor mira nuestros anhelos, nuestras motivaciones y nuestras necesidades.

Danos sabiduría, tu amor, tu constante compañía y ayúdanos a alcanzar nuestros propósitos. Ilumina nuestra senda y llévanos por el mejor de los caminos; te pido que nos cubras con tu poderoso manto y nos mantengas a salvo del peligro, de las injusticias, de la tristeza y del enemigo malvado.

Te pido también que me des la fortaleza y la sabiduría para superar las dificultades y ayúdame a sentirme bien aun cuando en mi vida haya tribulaciones.

En esta oración también pongo ante Ti a los más necesitados, a los que sufren, a los que tienen hambre, a los niños de los orfanatos, a quienes buscan un empleo y a quienes hayan perdido la esperanza. Por favor derrama tus bendiciones sobre el mundo y permite que florezca la bondad, la alegría y el bienestar.

Amado Dios, hoy te coloco en primer lugar en mi vida. Por favor ordena mis pensamientos, ayúdame a establecer prioridades y tomar buenas decisiones. Te pido que tu gracia permanezca conmigo y que en tu nombre pueda vivir un día de conquistas, regocijo y prosperidad, Amén.


Hacer esta oración con devoción y esperanza te permitirá acercarte a Dios, darle gracias por todas las cosas maravillosas que Él hace en tu vida y pedirle que te dé un día de victorias, bendiciones y de sembrar la semilla.


Tarea del día: Dar lo mejor de ti en tus compromisos, compartir con amor con las personas que te rodean y servir con bondad a los demás.