Oración para la noche.

Amado Dios, los rayos del sol ya han cesado y una nueva noche se abre paso. En este instante me acerco hasta Ti para agradecerte, alabarte y bendecirte por todo lo que me has dado en este día.




Gracias por el regalo de la vida, por mi hermosa familia, porque siempre podemos sentir tu presencia en nuestra senda y porque eres Tú dándonos todo e incluso más de lo que necesitamos.

Gracias por habernos dado sabiduría para tomar buenas decisiones, por haber guiado cada una de nuestras acciones y por permitirnos llegar al final del día con la certeza de haber hecho lo mejor posible. Y aunque en este día hayan quedado algunos pendientes, mañana será un nuevo día para seguir firmes en el propósito de alcanzar nuestra felicidad y nuestros sueños.

Padre celestial, te suplico que en esta noche protejas mi hogar con tu escudo y nos libres de toda calamidad, de la enfermedad y del enemigo malintencionado. Por favor mira nuestras vidas, nuestras tristezas y danos tranquilidad, valor, salud y bondad para poder descansar y estar listos para seguir afrontando aquellas batallas que tenemos que librar.

En esta oración también quiero pedirte por aquellas personas que están atravesando por tristezas o dificultades, por aquellos que trabajan en las noches para que el mundo tenga un buen descanso, por los niños desamparados y por las familias que no tienen un techo en donde descansar. Señor, por favor derrama tu bendición sobre el mundo y permite que en la humanidad florezca la ilusión y la esperanza.

Gracias Señor por escucharme en este instante y colmar todas las necesidades que hay en mi corazón. Bajo tu dulce amparo pongo mi vida, a mi familia y mis amigos, pues sé que a tu lado nunca nos faltará nada. Por favor bendícenos, guíanos y protégenos de todo mal, Amén.


Hacer esta oración con gratitud, devoción e ilusión te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por el día que termina, por cada regalo que Él te dio y por la posibilidad de seguir avanzando en el camino de tus sueños.


No importa cómo haya sido tu día, solo da gracias a Dios y confía, pues Él te ama y Él será dándote un futuro de bienestar y bendición, pues de su mano, todo lo bueno habrá de llegar.