Oración para el viernes 29 de junio.

Amado Dios, como es habitual, en esta mañana estoy delante de Ti para darte gracias por todo el amor que tienes conmigo y con mi familia, por guiar nuestros pasos siempre por el mejor camino, por ser nuestro generoso proveedor y por darnos la fuerza que necesitamos para el diario vivir.




Gracias Señor por el sol que ilumina el cielo, por la salud, por nuestro hogar, por los alimentos que llevas a nuestra mesa y porque a cada instante podemos sentir tu poderosa bendición en nuestra senda.

En este día quiero entregarte mi vida, mis ilusiones y también mis miedos y mis preocupaciones. Por favor actúa en mi corazón, hazme valiente, sabio, ayúdame a tomar buenas decisiones y permíteme atender mis obligaciones y compromisos de la mejor manera posible.

Padre celestial, quiero vivir este día en tu paz y tu presencia, dando lo mejor de mí y tratando de construir bienestar y felicidad para todos. Quiero ser solidario con aquellos que necesitan de lo que tengo, pero al mismo tiempo te pido que me ayudes a alcanzar todo lo que necesito para compartirlo con mis hermanos.

Te pido que todo lo que haga durante este día sea iluminado por tu bendita luz. Por favor cuida de mí y de mi familia, protégenos del enemigo malvado, de los peligros de la calle y de todo mal.

Por favor multiplica nuestras fuerzas, renueva nuestros corazones, abre las puertas de la prosperidad y permítenos vivir en esperanza, para así, alcanzar aquellas metas por las que tanto hemos trabajado.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración sincera y por la alegría de permitirme vivir un nuevo día junto a las personas que amo. A tus amorosas manos encomiendo mis luchas, mis alegrías y todo aquello que emprenda hoy. Te suplico que seas Tú dándome tu guía y tu compañía para vivir en triunfo, éxito y felicidad, Amén.


Hacer esta oración te permitirá acercarte a Dios para agradecerle por todas las cosas maravillosas que Él hace cada día en tu vida y para pedirle que te de la fuerza, la sabiduría y la compañía que necesitas para alcanzar tus propósitos.


Confía y vive este día con ilusión y esperanza, pues Dios siempre escucha tus oraciones y Él sabe responder a quienes le buscan con el alma y el corazón dispuesto.