Oración para la noche.

Amado Dios, el día ya ha terminado, las estrellas embellecen el cielo con su brillo y yo estoy delante de Ti para darte gracias por cada momento vivido, por cada persona con la que compartí y porque a todo momento puedo sentir tu milagrosa presencia en mi vida, guiando mis pasos, llevándome por el camino correcto y librándome de todo mal.




Gracias por iluminar nuestra senda, por la familia y por los amigos, pero ante todo, gracias por la paz en nuestros hogares, por todas las cosas bellas que nos regalas y por todas las bendiciones que Tú derramas día tras día en nuestras vidas.

Señor, te pido que en esta noche seas Tú cuidando de nuestros sueños y dándonos un descanso placentero y vigilado por tu mirada misericordiosa. Por favor rodea nuestros hogares con tu manto y líbranos siempre de todo mal y peligro.



Te pido que en esta noche podamos experimentar la paz y la serenidad que sólo da tu presencia, te suplico que liberes nuestra mente y nuestro corazón de las angustias y preocupaciones y que nos permitas un nuevo amanecer en fe y optimismo para poder enfrentar y vencer por sobre todos los problemas que podamos estar viviendo.

Padre, Tú eres todo para mí y sé que solo con tu ayuda podré alcanzar aquellos milagros por los que tanto he orado. Te pido que seas Tú quien dirija siempre mi caminar y me permitas superar las pruebas, las dificultades y poder alcanzar una vida de alegría, salud y abundancia económica y espiritual.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración y gracias porque sé que Tú siempre estás a mi lado. Por favor ilumina esta noche y si es tu voluntad, concédeme la dicha de un nuevo despertar y en tu sagrado nombre, ayúdame a vivir un nuevo día de conquistas, bienestar y bendición, Amén.


Hacer esta oración con devoción, gratitud y esperanza, te permitirá acercarte a Dios, darle gracias por tantas y tantas cosas maravillosas que Él hace por ti y pedirle que te de una noche placida y en paz y desde mañana, un nuevo día para seguir alcanzado metas y sueños.


Descansa confiado pues Dios ya tomó el control de esta noche y Él te dará sus cuidados y su protección, para que tengas un buen descanso y mañana, un nuevo día de bendición y prosperidad.