Oración para la noche.

Amado Dios, hoy como en cada noche me encuentro frente a Ti para darte gracias por tantas cosas maravillosas que Tú haces en mi vida y para poner en tus manos todo lo que tengo, todo lo que anhelo y todo lo que soy. Gracias Señor porque tengo una hermosa familia, hay comida en mi mesa y tengo un cálido techo bajo el cual descansar.



En esta noche también te doy gracias por cada momento que he vivido y porque pude sentir que a cada instante del día Tú estabas conmigo acompañándome, susurrándome palabras de sabiduría y guiando mis pasos por el camino más seguro y conveniente.

Señor, en esta noche te clamo para que derrames tu santo espíritu sobre mi vida y la vida de las personas que amo, te pido que cubras nuestros hogares con tu manto de paz y de amor, que lluevan abundantes bendiciones y que seas Tú protegiéndonos de todo mal y de los peligros de la noche.



Por favor mira nuestras vidas y nuestras necesidades y permite que la noche se lleve las tristezas y las angustias, para que el nuevo día llegue lleno de alegría, voluntad y esperanza. Te suplico que nos des fortaleza, tranquilidad y fe para vivir con la certeza de que todo saldrá bien y que con tu ayuda, seremos vencedores ante cualquier dificultad.

Padre celestial, en esta noche te pido también por aquellas personas que atraviesan alguna dificultad, por los enfermos, por aquellos que no tienen un trabajo estable y por tantas personas que no tienen un hogar donde descansar. Te pido que tu gracia sea con todos los que te necesitan y que todos podamos encontrar respuestas en Ti.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración y por ser el guardián de mis sueños. Por favor concédeme un agradable descanso y un hermoso despertar, Amén.


Hacer esta oración con fe, gratitud y esperanza te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por el día que termina, por todo lo que hiciste, las ideas que nacieron y las nuevas esperanzas que surgieron, y pedirle que sea Él bendiciendo tu noche y el día que está por llegar.


Descansa con tranquilidad y cuando llegue el momento despierta con alegría, pues el amor de Dios es infinito y el estará contigo guiando tus pasos y ayudándote a ser feliz.