Oración para la noche.

Amado Dios, en la noche de este domingo me acerco hasta Ti para darte gracias por todos los momentos que viví a lo largo de esta semana. Gracias por haber estado conmigo a cada momento, mostrándome el mejor camino para avanzar, multiplicando las alegrías y ayudándome a superar las angustias y las tristezas.



Gracias por haberme sostenido cuando me sentía decaer y gracias por todas esas cosas maravillosas que Tú me brindas y que hacen que mi vida sea bendecida y feliz: Gracias Señor por mi hogar, por el don de la salud, por los alimentos que pones en mi mesa, por los buenos amigos y por la familia que es un hermoso regalo del cielo.

En esta noche quiero poner en tus amorosas manos mis anhelos, mis temores y todo mi ser, pues en mi vida solo hay paz y bienestar si Tú estás conmigo. Amado Dios, por favor visita mi hogar, mira mi vida, la vida de mis seres queridos y resguárdanos bajo tu amor y tu misericordia.



Por favor cubre nuestro hogar con tu manto y líbralo de los peligros de la noche, permite que nuestro corazón siempre esté contigo y que en nuestro sueño podamos experimentar la felicidad de tu presencia.

Y mañana, cuando el trinar de las aves anuncie la llegada de un nuevo día y de una nueva semana, te suplico que ilumines nuestra vida con tu poderosa presencia y nos señales aquellos caminos que debemos recorrer para solucionar nuestros problemas y nuestras preocupaciones.

Amado Dios, desde el fondo de mi corazón te doy gracias porque estuviste conmigo en esta semana que termina. En tus manos dejo cada uno de mis anhelos, luchas y propósitos para la semana que empieza. Por favor guíame, bendíceme y dame siempre tu sublime amor y tu divina guía y protección, Amén.


Hacer esta oración con fe, devoción y gratitud te permitirá acercarte a Dios para padre gracias por todas las cosas maravillosas que Él hace por ti y para dejar en sus manos esta noche de domingo y la semana que está a punto de empezar.


Dios escucha tu oración y Él la sabe contestar. Descansa con fe y esperanza pues Dios te ama y Él te llevará por hermosas sendas de paz, prosperidad y bendición.