Oración para la noche.

Amado Dios, mi corazón palpita felicidad en cada noche, cuando ya han terminado los afanes del día y yo me puedo acercar hasta Ti para darte gracias por tantas cosas hermosas que Tú haces en mi vida y en la vida de mi familia.



Gracias amado Dios, primero que todo por el sublime regalo de la vida, por tu bondad y por tu constante compañía. Gracias por cada cosa que pudimos lograr en este día, por todas las metas cumplidas y gracias también por aquellas cosas que intentamos y que no pudimos lograr, porque así nos enseñas que no somos perfectos y que tenemos que seguir luchando cada día para ser mejores personas.

Señor, en tus manos mi familia, mi trabajo, mis proyectos y mis deseos. Por favor cúbrenos en esta noche con tu manto, toca nuestros corazones y libera nuestras vidas de tristezas, angustias y cargas innecesarias, para de este modo, poder despertar mañana a vivir un nuevo día con esperanza y alegría.



Por favor protégenos en esta noche y no permitas que nada malo nos suceda, que podamos tener un descanso placido y que nuestra morada sea un lugar de bendición para todos los que habitamos en ella.

Te pido también por las personas que sufren, que no tienen un hogar donde descansar, por los niños que están en los orfanatos y por todos aquellos que apenas empezaran su jornada laboral. Te pido que tu gracia sea con los más necesitados y que todos puedan vivir con ilusión y dicha en sus corazones.

Amado Dios, te pido que en esta noche se multipliquen mis fuerzas, se renueve mi energía, que las puertas de la prosperidad se abran de par en par y que tu bendición descienda sobre mi vida, mi hogar y la vida de mi familia, Amén.


Hacer esta oración con gratitud, devoción y esperanza te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por ser tu amigo, tu guía y tu constante compañía, por todas las cosas maravillosas que Él hace en tu día y por la promesa de que para Él nada es imposible.


Descansa con confianza, pues esta noche será bendecida por Dios y desde mañana Él seguirá abriendo tus caminos y bendiciéndote con amor.