Oración para la noche.

Amado Dios, en el cielo la luna ya asoma y nos anuncia que este día está llegando a su fin y yo me acerco hasta Ti para darte gracias por tu amor, por tu bendición y porque pude sentir tu presencia a cada momento, mostrándome el mejor camino para mí y ayudándome a soportar mis cargas.



Y puede ser que este no haya sido un día fácil, pero yo estoy agradecido porque Tú me diste la fuerza para enfrentar las dificultades y la fe para sembrar con amor la semilla que será mi cosecha del mañana.

Padre celestial, en esta noche me entrego a Ti y dejo en tus manos todas mis angustias y mis preocupaciones. Te pido que toques el corazón de aquellas personas con las que tengo diferencias y te suplico que seas Tú llevándote la tristeza y colmando mi ser de alegría, voluntad y esperanza; por favor dame un descanso reparador pues mi alma necesita reposar en Ti.

Te pido que en esta noche protejas mi vida, mis seres queridos y nuestros hogares; por favor cúbrenos con tu manto sagrado, danos un corazón noble para resolver nuestros conflictos y confianza para solucionar nuestros problemas.



Gracias Señor porque ahora podremos descansar y poder recuperar nuestras fuerzas, para mañana seguir viviendo con esperanza y avanzar en tu compañía por la senda que nos llevará a alcanzar todos nuestros sueños y más grandes propósitos.

Por favor permítenos despertar con el cálido abrazo de tu amor, guía cada uno de nuestros pasos y danos paciencia y sabiduría para superar cada prueba de esta vida.

Señor, hoy te doy gracias por este día que termina, por todo lo que me diste y por cada cosa que Tú me darás. Te coloco en primer lugar en mi vida, por favor ordena mis pensamientos, líbranos siempre de todo mal y ayúdanos a salir adelante frente a cada necesidad, Amén.


Hacer esta oración con gratitud, devoción y esperanza te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por este día que termina, pedirle que te dé una noche de paz y de descanso y que mañana guíe tus pasos por caminos de dicha y bienestar.


Descansa con fe, pues aquellas preocupaciones que hay en tu vida muy pronto serán resueltas por Dios, pues Él te ama y sus caminos son de alegría y certeza.