Oración de esperanza al iniciar el día.

Amado Dios, en esta mañana me acerco hasta Ti con devoción y alegría para darte gracias por la noche que ha pasado y por este día que recién empieza.




Hoy quiero ofrecerte mi vida y cada una de mis acciones. Tú eres mi guía y mi mejor amigo, Tú conoces mis sueños, mis necesidades y también mis preocupaciones.

Te pido que por favor me orientes con tu amor, que tomes mi mano y me lleves por aquel camino que Tú consideres que es el más conveniente para mi vida. Yo aceptaré cada uno de tus designios, pues confío plenamente en Ti, en tu bondad y en tus planes perfectos.

Señor, te pido que tu presencia sea conmigo a lo largo de todo este día. Por favor permíteme obrar con sabiduría y desde el amor. Ayúdame a resolver las diferencias que tenga con mis hermanos, permíteme solucionar los problemas que tenga en mi vida y ayúdame a construir bienestar para mí y para los míos.

Amado Dios, en esta oración también quiero consagrarte de manera especial a mi familia. Por favor protégelos, guárdalos, bendícelos y permite que ellos puedan gozar de tu presencia y de cada una de las cosas que solo Tú les puedes ofrecer.

Te pido especialmente por aquellos familiares que están pasando por momentos difíciles, para que hoy más que nunca ellos sientan tu poder y tu bondad y puedan encontrar esperanza y solución a sus dificultades.

Por favor sé nuestra roca de refugio y aquel hermoso valle de aguas frescas donde podremos descansar nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

Padre celestial, gracias por regalarme otro hermoso día. Por favor protégeme a lo largo de esta jornada y colma mi vida y la vida de mi familia de luz, amor, triunfo, esperanza y bendición. Porque Tú eres bueno y generoso y donde Tú estás nunca falta nada, Amén.


Hacer esta oración con fe, devoción y esperanza, te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por todas las cosas maravillosas que Él hace en tu vida y pedirle que sea bendiciéndote y protegiéndote a ti y a los tuyos en esta nueva jornada.


Confía, Dios es bueno y bondadoso y a su lado los días serán de felicidad, prosperidad y bendición. Vive con fe y confianza pues de la mano de Dios, grandes cosas están por llegar.