Oración para la noche.

Amado Dios, otro día más está culminando y en esta noche me acerco hasta Ti para elevar una oración de gratitud, aunque las palabras se queden cortas para expresar lo feliz que me hace contar con tu constante guía y tu permanente compañía.



Señor, gracias por las bendiciones que me ofreces en cada día, principalmente por la salud, por el pan que llevas a mi mesa, por el abrigo, por el techo que me resguarda y por ser Tú protegiendo mi vida y la vida de mis seres queridos.

Gracias por habernos rodeado con tu amor en los momentos de angustia y dificultad, gracias por darnos sabiduría para superar nuestros problemas y ante todo, gracias por ser nuestro refugio seguro y el hermoso oasis de agua fresca y cristalina donde podemos encontrar descanso para nuestro cuerpo y nuestra alma.

Padre celestial, dejo en tus manos la noche que llega, te suplico que seas Tú velando nuestro sueño y concediéndonos un descanso tranquilo y en paz. Te pido que nos libres de los peligros de la noche, de la calamidad inesperada y si es tu voluntad, regálanos la dicha de despertar a un nuevo amanecer.



Por favor mira nuestras vidas, nuestros anhelos y nuestros compromisos. Danos sabiduría para actuar de la mejor manera posible, fortaleza para salir adelante frente a las adversidades y por favor permite que cada nuevo día esté colmado de victorias, alegrías, aprendizajes y prosperidad.

Te pido también que tu bendición se derrame esta noche sobre el mundo y sea con aquellos que más te necesitan.

Amado Dios, gracias por este día que termina y por la certeza de que Tú siempre estarás conmigo. Te pido que tu bendición descienda en esta noche sobre mi hogar y mi familia y que mañana podamos seguir avanzado con tu compañía en el camino hacia nuestros sueños, Amén.


Esta sencilla pero sentida oración te permitirá acercarte a Dios y darle gracias por su amor, por su generosidad y por todas las cosas maravillosas que Él te brinda con bondad y sin reparo.


Descansa tranquilo, pues esta noche ya está en las manos de Dios y Él te concederá un plácido descanso, un hermoso despertar y un nuevo día colmado de éxitos, alegría y prosperidad.